AnidArte

Sesión Online con Melina Bronfman

Queridos lectores; les informo que esta Sesión Online se realizó en el marco del Curso Presencial: “Jornadas de Desarrollo Infantil” impartidas por Melina Bronfman, que se están realizando, actualmente, en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina. 

El Curso Presencial inició el Domingo 27 de Agosto. Consta de  4 Módulos que son correlativos. Se realizó el 1er. Módulo en SOMA Conciencia en Movimiento, espacio ubicado en nuestra ciudad. 

Cada Módulo incluye Sesiones Online con Melina Bronfman. Se ofrece este espacio de intercambio de preguntas y respuestas, que permite afianzar los temas propuestos en cada Encuentro. 

En este post encontrarán los videos publicados de cada Sesión Online.

Aquí abajo compartimos la Sesión Online, perteneciente al Módulo 2, que se realizó durante el mes de Septiembre.

Recordá que ya están abiertas las inscripciones para el Curso de Formación Online. INSCRIBITE: educarte.familia@gmail.com

Quienes estén interesados en estos temas pueden visitar el Canal “EducArteFamilia” donde podrán encontrar todos los videos publicados de Melina Bronfman y otros videos relacionados. 

¿Querés acompañarNos? SUSCRIBITE: EducArteFamilia

 

AnidArte

Primer Módulo de las Jornadas de Desarrollo Infantil

El domingo 27 de Agosto se dió inicio a las Jornadas de Desarrollo Fisiológico Infantil, impartidas por Melina Bronfman en SOMA Conciencia en Movimiento, espacio ubicado en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Melina Bronfman es uno de los Referentes de EducArteFamilia

El Programa de Capacitación consta de  4 Módulos, los cuales son correlativos, para participar del segundo es necesario haber realizado el primero.  

Las Jornadas han sido diseñadas para adultos involucrados en la infancia. Psicólogas/os, Psicomotricistas, Educadores, Pediatras, Auxiliares de la salud, Pedagogas/os, Cuidadores de niños, Doulas, Parteras, Médìca/os de familia, pero también madres, padres, abuelos involucrados en la crianza de sus pequeños.

¿Qué incluyen las Jornadas?

  • 4 Módulos desarrollados en 4 Encuentros Presenciales
  • Sesiones Virtuales en vivo con Melina Bronfman
  • Contenido gráfico y digital para descargar online
  • Membresía con acceso a la Sala Virtual y Grupo de Apoyo
  • Certificado de asistencia firmado por Melina Bronfman

Les comparto la Sesión Online en la cual se brindó espacio para las preguntas

En el primer Módulo se trabajaron los siguientes temas:

Contexto teórico. Paradigmas. El Observador. El desarrollo humano fisiológico (el periodo primal). Neurociencias. Las Leyes del desarrollo, parte 1. ¿Qué es la estimulación?

Asistieron personas que viajaron de otras ciudades y provincias, cómo Bahía Blanca, Córdoba, entre otras. Se conformó un maravilloso grupo humano lleno de entusiasmo y con muchas ganas de aprender. Agradecemos el compromiso de todos los participantes.

Aquí les comparto algunas fotografías de nuestro primer Encuentro

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si estás interesado/a en participar en las próximas Jornadas, te informo que pronto tendrás acceso al Curso Virtual desde cualquier lugar del mundo!!

Para recibir más información sobre este Servicio que brinda EducArteFamilia escribinos a: educarte.familia@gmail.com

Te invito a que nos acompañes suscribiéndote en la página: https://educartefamilia.com/registrarte/

 

 

AnidArte

Los Enemigos del Desarrollo Infantil Saludable por Melina Bronfman

En el  artículo hablo de “bebé” y “niño”, pero me estoy refiriendo a niños y niñas.

Click To Tweet

Criar un bebé es una tarea difícil, por varios motivos: para el bebé es difícil ser bebé, y para el adulto, es difícil acompañar a alguien que lo está pasando mal. El bebé emite señales y el adulto debe interpretarlas, éste no siempre lo logra.

Para colmo, vivimos en una época en la que los conceptos acerca de la crianza son diversos, diametralmente opuestos me atrevería a afirmar. Se suelen encontrar artículos en los que se recomienda dejar llorar al bebé para que “no le tome el tiempo al adulto”, y otros en donde se fundamenta por qué hacer semejante cosa es perjudicial para el niño.

Se recomienda estimular al bebé para que desarrolle sus potencialidades al máximo, y otras voces desrecomiendan rotundamente la estimulación, porque explican que en realidad limita el desarrollo. Y así las jóvenes madres se encuentran en la disyuntiva de elegir de acuerdo al fundamento con el que se identifican, aquél que les hace más sentido, o quizás aquél que ha primado en su familia como hábito de crianza, sin cuestionamiento alguno acerca de sus posibles efectos.

No ha de faltar el temido comentario del entorno mayor “a ti te hemos criado así y bastante bien has salido” o lo que es peor aún, cuando los mismos padres justifican enfoques nocivos de crianza con el “a mí me han criado así y soy una persona de bien”.

Pero, entonces ¿cómo saber? ¿qué está “bien” y qué está “mal”?

Existe al menos una respuesta inequívoca que nos puede guiar en todo momento, y esta respuesta es LA FISIOLOGÍA. La fisiología es el comportamiento espontáneo del organismo para regularse y desarrollarse. Es inequívoca, indispensable e inevitable. Tiene una expectativa que debe ser satisfecha. Un ejemplo muy sencillo de la necesidad de satisfacción de la fisiología es el sueño. Si no llegamos a dormir la cantidad necesaria de horas, comenzamos a debilitarnos, a fallar en nuestras acciones y si seguimos sin respetar esta necesidad, finalmente redundamos en un deterioro generalizado de la salud.

La fisiología es el comportamiento espontáneo del organismo para regularse y desarrollarse. Es inequívoca, indispensable e inevitable.

Click To Tweet

Si nos alejamos de ella, enfermamos físicamente. Si nos seguimos alejando, enfermamos psíquicamente.

Dos errores graves que los adultos cometen durante la crianza de sus hijos.

1 NO ATENDER LAS SEÑALES DEL BEBÉ.  

Hablando acerca de lo que un bebé necesita, desde el punto de vista de la fisiología, es contacto permanente con el cuerpo de su madre, lactancia a respuesta, atención personalizada (por ejemplo durante el cambio de pañal, no hacerlo de manera mecánica ni estandarizada, sino contándole al bebé qué se le está realizando en su cuerpo). Todas estas satisfacciones lo convertirán en un ser seguro, porque las respuestas que obtiene de su entorno le confirman lo que estuvo sintiendo. Un bebé que llora por el motivo que sea (hambre, sueño, miedo) y no es atendido, comienza a confundir sus propias sensaciones, con válidas o no válidas. Porque si fuesen válidas, serían atendidas, ¿verdad? Y entonces si nadie se ocupa de ellas, es que lo que le ocurre no es importante, o no es correcto que le ocurra. Con el tiempo, el bebé aprende a no emitir señales de disconfort. Este patrón de “no pedir”, de sumisión ante el disconfort, ya está formateado en su cerebro y a menos que en su vida consciente pueda observar que se trata de un aprendizaje forzado, pero antifisiológico, y por lo tanto trabajar para revertirlo, esta persona estará en realidad preparada para someterse a las decisiones de otras personas, por más caro que sea el precio a pagar por esta sumisión.

Un bebé que llora por el motivo que sea (hambre, sueño, miedo) y no es atendido, comienza a confundir sus propias sensaciones, con válidas o no válidas.

Click To Tweet

No atender las necesidades del bebé conlleva a consecuencias gravísimas, muchos autores se han ocupado de describirlas, sólo he apenas esbozado con ligereza un tema que ha sido descripto en volúmenes enteros.

2 LA ESTIMULACIÓN

Este punto es muy extenso y aparentemente muy controversial. Sugiero que se lo lea con detenimiento para no perder detalle, porque será muy necesario tener claros los argumentos para poder esclarecer la posición tomada al respecto.

Creer que el bebé necesita ser estimulado para desarrollar su potencial es la idea que más difusión tiene hasta el día de hoy. Ya sabemos que dejar llorar a un niño es nocivo para su cerebro. Hay estudios que lo confirman. Incluso datos duros, imágenes cerebrales de niños expuestos al llanto y sufrimiento que demuestran que su cerebro tiene un desarrollo más pobre que aquel niño que conoce las respuestas adecuadas a sus necesidades. Pero sobre la estimulación, no hay mucho desarrollado aún, o al menos que esté masivamente difundido. En todas las carreras enfocadas a los tratamientos de personas de cualquier edad con algún déficit, la orientación siempre es a la estimulación. Soy Musicoterapeuta y doy fe de ello. Las profesionales formadas (y formateadas)  en otras carreras análogas (terapia ocupacional, estimulación temprana) dan cuenta de este enfoque. “El niño tiene que“ es el mandato silencioso que tienen en su cabeza todo el tiempo. Considero necesario definir a qué llamo “estimulación”. Es una experiencia artificial, no creada por el niño, pero sí para él, destinada generar una respuesta que satisfaga al adulto o a las expectativas que el adulto tiene de determinado niño o de un grupo. Se basa en los resultados a los que un niño llega, o a niveles evolutivos esperables (estimular a un niño a realizar determinado movimiento con alguna parte de su cuerpo, el ejemplo más común es colocar el niño boca abajo para que levante la cabeza y “fortalezca” la musculatura paravertebral cervical), procurando anticiparse a lo que sabe que ocurrirá espontáneamente, y desarrollando una técnica que supuestamente provocará dicho resultado.

Ya sabemos que dejar llorar a un niño es nocivo para su cerebro.

Click To Tweet

Someter a un niño tanto a sesiones de estimulación como a experiencias estimulatorias lo lleva a creer que no puede lograr nada por sí mismo. Formatea su cerebro en el modo “necesito ayuda”, yo solo no sé /no puedo/ no se me ocurre/ no soy capaz.

Esta combinación con la anterior “cuando necesito ayuda no la obtengo” puede ser catastrófica para el niño, porque lo lleva a un estado de indefensión y sometimientos muy profundos. En definitiva, el adulto lo “ayudará” cuando crea conveniente.

El niño pierde toda libertad de acción y creación. Su mirada queda enfocada hacia el adulto, como pidiendo permiso o preguntando si así “está bien”, está haciendo lo que se esperaba de él.

¿Qué más se pierde? La espontaneidad, la curiosidad, la riqueza de aprendizaje, el orden genuino y la manera en el que el desarrollo iba a ocurrir.

¿Qué se obtiene?

  • Una relación estímulo – respuesta. El niño responde siempre y cuando exista el estímulo. Pero cuando este no existe, ¿qué hace entonces el niño? En el mejor de los casos, pide. En el peor, espera.
  • Pobreza de acciones y de iniciativa: el niño sólo aprendió a ejecutar aquello para lo que se lo ha entrenado. A veces voy a las plazas (a sufrir, sinceramente) y observo a los niños jugar y a sus acompañantes. Muchas veces son sus madres, algunas ocasiones su padres, algunos abuelos y personal doméstico, niñeras, etc. La escena del niño que pierde el equilibrio, cae al suelo, queda inmóvil (ni siquiera atina a intentar levantarse) el adulto se acerca y lo pone de pie como si se tratara de un maniquí, se ha repetido delante de mis ojos con todos los adultos que he mencionado. El patrón instalado es grave: no sabemos si no sabe ponerse de pie, o si no cree que puede hacerlo, o si cree que no le está permitido.

Limitación de movilidad. Dos ejemplos:

  1. El gateo es parte indispensable del desarrollo de la motricidad. Es precursor de la marcha en la coordinación y en la gestión del equilibrio. Los niños que son puestos en posición sentada por parte de los adultos no aprenden a salir de dicha posición, porque no construyeron la llegada, no pueden deconstruir la salida. Muchas veces como consecuencia no llegan a desarrollar el gateo. A veces logran desplazarse dando saltitos con el trasero. Otras ni siquiera lo intentan. El adulto determinó que debía quedarse en ese lugar con sus juguetes, y allí queda, a veces horas. O llora.
  2. La colocación en decúbito ventral, desde ahora DV (panza abajo) para que eleve la cabeza y ejercite la musculatura del cuello. El bebé, si es colocado de espaldas, logrará dominar la rotación de su cabeza y el precario equilibrio que implica mantener alineada su columna en sus diferentes segmentos (cabeza, cervicales, dorsales lumbares y sacro-pelvis) antes de animarse a cambiar de posición en el espacio. Luego va tanteando colocarse de costado hasta que finalmente logra colocarse por sí mismo en DV. Para lograrlo, ha elevado sus piernas millones de veces, a tonificado su musculatura abdominal, ha integrado todo su cuerpo en el movimiento. Cuando llega por sí mismo a la posición boca abajo, domina muchas posiciones intermediarias y hace todo de manera voluntaria y electiva. En cambio si es colocado de muy pequeño en DV , el bebé se ve forzado a levantar la cabeza repetidas veces porque la posición resulta muy incómoda (muchos bebés suelen llorar cuando el adulto los coloca en esa posición) interfiere con la respiración, y el movimiento, lejos de ser voluntario, es REFLEJO y defensivo. Lo hace porque no puede hacer otra cosa, pero tampoco puede seguir así. Dicha ejercitación disocia además el funcionamiento de las cadenas musculares. El bebé no integra el movimiento con toda la musculatura paravertebral, porque aún no la “ha conectado” a su conciencia y sus sistema nervioso aún no se ha mielinizado como para lograr dicha conexión. Provoca distensión abdominal (recordar que el bebé necesita abdominales tonificados para lograr sentarse), por lo que finalmente esta posición termina por obstaculizar el desarrollo de la motricidad: el bebé no se sentará, lo sentarán, no gateará, tendrá un equilibrio precario, lo pondrán de pie, lo obligarán a caminar, porque no hace nada por sí mismo y “necesita estimulación”.

BEBE QUE ESTÁ APRENDIENDO A GIRAR SOBRE SI MISMO DE MANERA AUTÓNOMA. OBSERVAR TODO SU CUERPO INTEGRADO AL MOVIMIENTO Y A LA POSTURA

BEBÉ QUE HA LOGRADO DARSE VUELTA POR SÍ MISMO

Finalmente el niño termina haciendo todo, caminar, etc., (recordar, la fisiología es inevitable) y el adulto, en su mala lectura, cree que fue gracias a su intervención.

No ve que la pérdida de la iniciativa lo convierte en esclavo de sus intervenciones, porque el niño pide y demanda que se ocupen de él, porque ha perdido la oportunidad de conocerse y hacer lo que le gusta.

Este tipo de experiencias forma parte de los factores que generan a un niño con poca capacidad para gestionar su frustración, con enorme sensibilidad, que estalla en llanto “de la nada”, que siempre está enojado o con el ceño fruncido, y con predisposición a la violencia.

La frustración es precursora de estas situaciones y un niño cuya fisiología del desarrollo ha sido sistemáticamente frustrada, padece de un desajuste biológico, y también emocional, como describí al principio del artículo.

¿Entonces?

Por último, no estimular no es abandonar. Ni tampoco dejar que haga  lo que quiera. Es acompañar. Estar junto a mientras hace. Pero no hacer-le (sentarlo, rodarlo, etc.). Si el niño no sabe que existe la postura a la que algún día llegará, tampoco tiene la ansiedad por alcanzarla. Disfruta de su aquí y ahora, porque eso es su máximo en este momento. Se permite posarse y transitar su camino con total placer y tiempo para conocerse y conocer el mundo que lo rodea.

No estimular no es abandonar. Ni tampoco dejar que haga  lo que quiera. Es acompañar. Estar junto a mientras hace. Pero no hacer-le (sentarlo, rodarlo, etc.).

Click To Tweet

El adulto es el responsable de brindar un entorno seguro, vestimenta adecuada, que no limite los movimientos y permita éxito total en su autoexploración, y la del entorno. Mostrará el encuadre, cuál es su espacio destinado a su actividad, con qué elementos podrá experimentar, qué se puede hacer y qué no. Son los niños que llegan a un lugar y observan absolutamente todo el espacio antes de decidir qué hacer. No tienen apuro por abalanzarse, más bien todo lo contrario. Evalúan muy bien dónde están, con quiénes, qué pueden hacer  y con qué. No es desconfianza, es prudencia. Son cuidadosos de sí mismos y de los otros niños. No molestan, y tampoco permiten que los demás lo hagan.

El adulto es el responsable de brindar un entorno seguro, vestimenta adecuada, que no limite los movimientos y permita éxito total en su autoexploración, y la del entorno.

Click To Tweet

Incluso, respecto de las situaciones de prematuridad, síndrome de down, hipotonía, etc. (diagnósticos ante los cuales hay una indicación casi directa e inmediata de estimulación), tiendo a ver a ese niño como perfecto tal cual es, (no necesita alanzar un ideal) y a observarlo respetuosamente para determinar si realmente es necesaria o no, una intervención. La indicación de intervención debe ser sumamente cuidadosa y destinada a afinar sus habilidades, para ayudarlo a estar más conforme con sus propios resultados. Por lo pronto, deberán ser realizados a un niño que sea consciente de sí mismo, y que él pueda administrar cuánto, cuándo y qué, con el objetivo permanente de que siempre se sienta dueño de su destino.

A veces me pregunto para qué existen tantos cursos de desarrollo personal. He formado parte de algunos, y la mayoría de las personas que participaban, expresaban disfunciones profundas, hablaban de su infancia y de las enormes limitaciones que padecieron por parte de sus adultos. Como para pensarlo.

Fuente: Los enemigos del desarrollo infantil saludable

AnidArte

Lo que los adultos debemos saber para criar una persona libre y sana por Melina Bronfman

Querida Famili@ quiero contarles que he retomado las entrevistas y en esta ocasión tengo el privilegio de entrevistar a Melina Bronfman, además de estar acompañándola en la organización de las Jornadas de Desarrollo Infantil, que se realizarán en la ciudad de La Plata a partir del 27 de Agosto de este año. Estaré compartiendo mas información de las Jornadas al finalizar la entrevista. 

Encontrarme con Melina me permitió ampliar la mirada en el acompañamiento respetuoso de la infancia. Estoy feliz y agradecida de seguir aprendiendo y creSiendo de la mano de quienes confían en su pasión por aprender.

Judith Raidán, Fundadora y Coordinadora de EducArteFamilia

Melina Bronfman es Musicoterapeuta, Eutonista, Coach Ontológica y Doula. Educadora Prenatal y Docente de la Asociación Civil Argentina de Puericultura y, de la Escuela Panza y Crianza. Interesada y estudiosa del paradigma pikleriano. Acompaña a las familias en el desarrollo emocional, físico y cognitivo de  niñas y niños de 0 a 3 años. Sus capacitaciones están enfocadas en la fisiología del desarrollo porque desviarse de la misma conlleva el riesgo de desarrollar patologías o de empobrecer las capacidades innatas con las que nace cada persona.

¿Cómo has integrado las ideas de Emmi Pikler y cómo las has desarrollado en tu tarea profesional?

Pikler desarrolló su investigación y todo su estudio en base a un trabajo institucional. Ella fundó y fue Directora de un orfanato durante decenios y este orfanato, primero, fue un hogar de niños, pero luego se convirtió en un centro de investigación y luego en un centro de capacitación. Si bien fue pediatra de familia durante unos diez años, sus investigaciones se desenvolvieron dentro del marco institucional. También Emmi Pikler desarrolló una metodología de abordaje para los Jardines de Infantes de Hungría, pero ese abordaje debí adaptarlo a mi tarea profesional, porque yo trabajo con familias. Por ejemplo, dentro de la perspectiva pikleriana no existe el porteo, porque las cuidadoras están con ocho niños cada una, por lo tanto, es imposible prácticamente portear, porque sencillamente es imposible de realizar, además con el riesgo de generar algún tipo de favoritismo, (¿porqué porteas a uno y no porteas a otro?). No existía este concepto mona mamífera, que tenemos las personas que concebimos la crianza con apego, fisiológico, que es brindarle al niño una experiencia fisiológica necesaria, que tiene que ver con el contacto continuo durante los primeros meses de vida y, después, justamente, siendo fieles a lo que el niño va necesitando, ir permitiéndole, cada vez más experiencias somáticas de mayor individualidad. Emmi Pikler arranca de entrada con la idea de que el niño estará apoyado en un lugar acondicionado, en compañía de otros niños, y allí podrá experimentar su cuerpo y a inhibir sus reflejos. Por supuesto que tiene contacto con sus cuidadoras, un contacto de mucha calidad, de mucha presencia, pero es un contacto limitado, no es un contacto permanente como lo es el parental.

Yo tuve que hacer como esa traducción entre el enfoque Pikler institucional y el fisiológico en condiciones familiares. Desde el punto de vista de lo somático, no hay divergencia o lugar a dudas. Cada ser humano tiene una programación genética a través de la que irá desenvolviendo sus habilidades motrices por completo. Sin embargo en el aspecto emocional, hubieron espacios que quedaron librados a las interpretaciones más diversas: una que se suele escuchar seguido es “si aplicas la perspectiva pikleriana no podes portear, no podes brindar apego”. Considero a esta afirmación como una muy mala lectura, porque Pikler nunca dijo que no se podía dar apego continuo, ella lo que mostró era que en una institución eso era imposible,  al nivel de lo que puede proporcionar una figura de apego continuo. Las instituciones son justamente eso, un espacio físico en donde se ocupan de que ocurran experiencias. En el caso de Lóczy, vitales para cada niño. Curiosamente el trato de las cuidadoras era extremadamente dedicado, con la intención de que cada interacción, cada gesto hacia cada niño, no fuera una experiencia vacía de intencionalidad, de reconocimiento hacia la persona que se estaba desarrollando, sino TODO LO CONTRARIO. Claro que no es una experiencia de parentalidad o de un marentalidad, es un cuidado de niños, con mucho respeto sobre sus necesidades físicas y emocionales, pero que sigue siendo dentro de una institución. Desde el punto de vista de la fisiología, una mujer no puede criar ocho niños de la misma edad, no existe en la fisiología eso, no existe como algo para lo que estemos preparados. Lo que hice fue realizar como una especie de traducción, entre lo que aprendí y lo que apliqué en mi acompañamiento de las familias. Aportándoles toda la mirada pikleriana en cuanto al desarrollo y la importancia de las interacciones entre el adulto y el niño. Pero sumándoles también el concepto de apego inmediato postparto con todo lo que este conlleva: presencia del adulto las 24 hs., lactancia a demanda, colecho, etc.

En el universo Pikler estos conceptos ni siquiera se han discutido, no tenían cómo acceder a ellos.

Sería interesante que Emmi Pikler viviera hoy en día y estuviera al tanto de las actualizaciones en neurociencias, lo que dicen del cortisol cuando un niño se le deja llorar, o se le impone horarios de amamantamiento, sueño, etc.

Una mujer no puede criar ocho niños de la misma edad, no existe en la fisiología eso, no existe como algo para lo que estemos preparados.

Click To Tweet

Según tu amplia experiencia, ¿cuáles son los beneficios que obtienen los niños y niñas que han sido acompañados con la mirada Pikleriana?

Decir esto es como que preguntes, ¿cuáles son los beneficios de amamantar? (risas). Que desde el punto de vista de la fisiología, es como una redundancia, porque la fisiología, la biología, cuenta con que exista el amamantamiento, lo que no cuenta es con que no exista. Bueno, lo que pasa es que el patrón del amamantamiento durante muchas generaciones se perdió y tenemos que empezar a hablar de el beneficio que implica no caer en quitar la experiencia. ¿Cuál es el beneficio de no quitarse los ojos? y el beneficio es que podes ver, pero para que te vas a quitar los ojos si ya nacemos con ojos… (risas). En base a la biología, el patrón de desarrollo cuenta con que cada uno de nosotros experimente su propio potencial, desarrollándose, justamente a partir de experiencias que se montan una sobre la otra. Y esto hace que se produzca un desenvolvimiento. Vos cuando ves un pimpollito de una flor, lo ves así de chiquitito, y cuando empieza a salir y a florecer ves una cantidad de pétalos que vos decís dónde estaban! Y bueno, porque eran chiquititos y lo que hicieron es que se convirtieron en eso. Y eso es lo que ocurre cuando hay un desarrollo fisiológico, muy visible, por supuesto a través de lo motriz. Lo que se ve es que los niños desarrollan mucha seguridad en sí mismos, son muy prudentes, no se accidentan, empiezan a conocer muy bien su cuerpo, y entonces también saben poner límites a las personas que quizás no están habituadas a respetar los cuerpos de los demás, no hace falta que se trate una situación traumática como un abuso, sino, simplemente, alguien que quiera tomar al niño en brazos y darle un beso, que es muy común, y haya adultos que tengan ganas de satisfacer sus ganas de dar un beso a un bebé, y para eso le hagan al bebé algo que el bebé no pide ni necesita, y estos niños desde pequeños como que ponen la mano, ponen distancia, se dan media vuelta, se van, están muy en contacto con ellos mismos y son capaces de decidir, son muy competentes para tomar decisiones sobre sí mismos. Y esto produce, normalmente, un adulto también muy seguro de sí mismo, también consciente de sus potenciales, consciente de su capacidad. El potencial no es algo fijo, sino que está en constante desarrollo. Vos me acabas de decir que estás aprendiendo a usar un programa, y eso hace que tu cerebro tenga que crecer, porque sino no lo podés incorporar, para que se produzca una nueva sinapsis en tu cerebro porque sino no podrías aprender las nuevas cosas. Bueno, el tejido sináptico del niño que tiene el desarrollo completo biológico desde su motricidad, es muy completo, justamente, es como fascinante te diría para quienes lo observamos día a día. Yo acompaño muchas familias, año a año y me maravillo con cada niño, a cada niño le debo esta felicidad que hay en sus caras, siempre están con una sonrisa, siempre están eufóricos, curiosos, autodirigidos, están horas entreteniéndose con algo, como que lograron mucha autonomía y hasta el adulto también siente como mucho alivio, de no tener que estar entreteniendo a un niño que se entretiene solo. Los beneficios, en realidad, digamos, la naturaleza cuenta con que cada uno de nosotros haya experimentado esto en su desarrollo, pero bueno, hoy como es raro, podríamos hablar de los que tuvieron la suerte de que no les quitemos aquello con lo que todos vinimos y todos tenemos la fisiología dentro nuestro, en nuestro cuerpo, y lo que se ve es mucho placer, mucha idoneidad, una gran competencia, sobre uno mismo, no hablo de competitividad, hablo de competencia, mucha inteligencia, y mucho bienestar, mucha paz también. Cómo están tan bien, no necesitan de nada externo para satisfacerse. Así que, todo eso.

Los niños y niñas que han sido acompañados con la mirada Pikleriana desarrollan mucha seguridad en sí mismos.

Click To Tweet

En el campo de la educación, ¿por qué aún no están tan difundidas estas prácticas educativas en Argentina?

Es un gran misterio porque es tanto más fácil el acompañamiento de cada niño, por más que estén juntos en un grupo, permitiendo que cada uno desarrolle su potencial, obviamente, en situaciones en donde se pueda marcar alguna actividad, no digo que sea un laissez faire, no estoy hablando en absoluto de eso, pero los niños en la escuela cuando se los trata de igualar, y que tengan rendimientos parecidos, sufren horrores, porque es imposible de igualar una persona a otra. Por más que haya estándares compartidos, existe una campana de Gauss, cada niño tiene sus propios intereses, y si cada uno de estos niños no sienten que tienen un lugar, se siente fuera de este lugar, se siente expulsado aunque esté obligado a permanecer allí adentro. Y por lo tanto este niño también se convierte en un obstáculo para la institución, porque, como justamente pide un lugar, empieza a perturbar el desenvolvimiento o programa que tenían pensado llevar a cabo. Por eso digo, que es por un lado un gran misterio, y por otro lado, digo que hay un tema de egos, porque cuando un educador estuvo años y años, llevando a cabo una metodología, y un buen día, alguien le sugiere que esa metodología ya está obsoleta, o no resulta tan buena como se pensaba que lo era, uno lo que primero siente es que todo aquello a lo que le dedicó su vida, ya no tiene sentido, por lo tanto la vida no tiene sentido, y como no quiere eso, entonces sigue insistiendo, aunque haya señales por todos lados, de que no es tan así y que realmente, que el sistema no se hace cargo realmente de las necesidades, hay una crisis educativa, espeluznante en todo el mundo. Hay muchas familias que vi que ya no envían a sus hijos a las instituciones, y deciden escolarizar en casa. Eso es consecuencia de la crisis educativa que hay. En este caso educar en casa no es distinto de criar. Sé que hay nuevos modelos educativos, escuelas vivas, escuelas abiertas, etc. Que nos llevan a sospechar que existe una orientación hacia nuevos paradigmas. Sería muy beneficioso esto, pero hay que saber hacerlo también, porque hay lugares que hacen una especie de “copy paste”, y que no implementan profundamente y desde fuera se ve un poco como caricaturesco, como si “hicieran como” pero de verdad, no hacen. Entre que falta entrenamiento adecuado, es necesario aprender a pensar,   a distinguir, a autoobservarse para detectar los efectos de nuestras acciones en los demás. Todo esto impacta en el nuevo paradigma, cuyos beneficios, si decidieran dar el valiente salto serían infinitos, así que ojalá  lo puedan ver pronto.

Hay muchas familias que vi que ya no envian a sus hijos a las instituciones y deciden escolarizar en casa. En este caso educar en casa no es distinto de criar.

Click To Tweet

En la ciudad de La Plata estarás brindando una capacitación, ¿Cómo favorece esta nueva percepción en la tarea del educador y de quienes acompañan la crianza y educación en la infancia?

Yo creo que se favorece mucho y muy positivamente, porque acordate que el paradigma pikleriano es fisiología pura, y no hay nada más saludable que la fisiología. Impacta de una manera positiva, a toda aquella persona que recibe esta oportunidad. Es inconcebible tener que hablar hoy en día de tener la oportunidad de experimentar la fisiología, pero a eso hemos llegado, con tantas desviaciones de la misma y de la salud y, de la crianza y de la educación. La fisiología y la experiencia fisiológica  impacta también en el concepto del “ganar, ganar”, en donde todos nos veremos beneficiados. Porque cuanto más regulado esté cada uno de los integrantes de una sociedad, más regulada está esa sociedad entera. Y si llega a ver una sola persona que no esté regulada, esa sola persona puede producir un desbalance impresionante, en todo un grupo inmenso. Por lo tanto la idea es que todos sean beneficiados, que el impacto sea global.

El paradigma pikleriano es fisiología pura, y no hay nada más saludable que la fisiología. Impacta de una manera positiva, a toda aquella persona que recibe esta oportunidad.

Click To Tweet

 

AnidArte

El tiempo de nacer

“El tiempo de Nacer” haciendo eje en el respeto al tiempo en todo el proceso de parto / nacimiento. El trabajo tiene sus tiempos que son diferentes en cada mujer Cuando hablamos de humanizar estamos hablando de la necesidad de devolverle al nacimiento su verdadero sentido, protagonizado por la mujer que pare, el hijo/a que nace y el hombre que acompaña, respetando los tiempos de la naturaleza que son distintos en cada mujer, cuando los verdaderos protagonistas viven este momento con la entrega que se requiere, la intervención de las/os profesionales, será solo de acompañar sin intervenir. Solo así lograremos un verdadero nacimiento, en donde los protagonistas saldrán fortalecidos como seres humanos. Dar a Luz plenamente es posible si le devolvemos a la mujer la seguridad perdida, preparándola para un nacimiento en un lugar que ella elija y que le de seguridad, rodeándola de un ambiente cálido, acompañada por las personas que forman su núcleo de amor y amistad y dejándola asumir la tarea de acuerdo a sus creencias y necesidades. Así su parto y nacimiento se convertirá en un acto de entrega, de placer el que recordará como algo digno de ser vivido, dándole a su hijo/a esa placentera vivencia que se transformará en el primer paso de vida juntos, lo que ayudará a convertirla/o en un adulto sano que es lo que todas/os deseamos para nuestros niñas/os, es la única forma en que lograremos una sociedad más justa en donde la comunicación, la fraternidad y el amor sean las bases a seguir. El proceso del trabajo de parto y nacimiento es diferente en cada mujer y cada bebé, es diferente en los aspectos tanto físicos como emocionales, diferente en su desarrollo temporal.

18318253_10209432292195306_17246063_o

La institucionalización de los partos ha hecho que se sistematicen una serie de controles y procedimientos sobre la mujer y el bebé sin evaluar el estado de salud de cada individuo y sus necesidades particulares, transformándose en rutinas; que suelen ser molestas, dolorosas y potencialmente riesgosas aplicándose sin justificación científica por costumbre del equipo de salud o que sigue pautadas que no han sido revisadas y actualizadas. Un eje central en esta “cadena” de rutinas sobre la mujer y el bebé es el tiempo, la imposición de que este proceso sea lo más breve posible, que todo termine rápido. En este apuro se generan iatrogenias que van desde casos leves a casos severos con sufrimiento fetal agudo y hasta muerte de la mujer y el bebé. Esto no sucedería si tan sólo se respetara el tiempo que cada mujer y cada bebé necesita para parir y nacer. Es necesario que conozcamos las rutinas que apuran el proceso de nacimiento para que podamos cuestionar su utilización indiscriminada; y saber que cuando esta cadena empieza es difícil detenerla, cada rutina hace necesaria la siguiente transformando un hecho fisiológico en un acto médico alterando por completo su ritmo saludable y natural. Generalmente las mujeres son internadas precozmente en un ambiente que les ajeno y en muchos casos hostil, esto detiene el proceso fisiológico ante la aparición de adrenalina que inhibe la secreción de oxitocina que desencadena las contracciones. En lugar de darle a la mujer, y su acompañante, un trato amoroso y respetuoso, respetando su tiempo de adaptación a la institución, se la suele dejar sola y se le administra oxitocina sintética para retomar el trabajo de parto detenido, aquí ya su tiempo personal se perdió para siempre, su ritmo fisiológico propio y el de su bebé son forzados por una droga externa que los obliga a llevar un ritmo antinatural, a esto hay que agregarle la posición acostada, la restricción de movimientos y muchas veces de ingesta de líquidos y sólidos. Muchas veces además de la oxitocina se le agregan prostaglandinas (“la bomba”) para que la mujer tenga su bebé en dos horas (“y dejar la guardia limpia”). A pesar de que debiera ser suficiente con las drogas, se rompe la bolsa amniótica artificialmente, quitándole al bebé una protección vital. Cuando llega el momento final, para las mujeres que logran tener un parto vaginal (generalmente más en hospitales que en clínicas pues en las últimas utilizan anestesia peridural y monitoreo electrónico continuo y más oxitocina terminando en cesárea en más de 50% de los casos, además de las cesáreas programadas por conveniencias de tiempos del médico obstetra y no del bebé) allí tampoco se espera y la mujer es cortada en la vagina para sacar rápido al bebé, tampoco se puede esperar a que la madre puje (difícil hacerlo acostada con las piernas para arriba) y a que el bebé nazca por sus propios medios: también se lo apura tirando de su cabeza y traccionando el médico ó partera los hombros del bebé. Una vez nacido se corta inmediatamente el cordón, resulta difícil esperar 2 a 3 minutos hasta que cese de latir el cordón, y en lugar de ser dejado sobre el pecho de su madre, el lugar más saludable para un recién nacido, se lo llevan para someterlo a una serie de rutinas violentas, muchas de ellas innecesarias, y ninguna urgente en la inmensa mayoría de los recién nacidos sanos: aspiración de secreciones, sonda oro gástrica, Sonda Anal, Vitamina K inyectable, Vacunas, profilaxis oftálmica (gotas de nitrato de plata ó eritromicina en los ojos), baño y medidas. El único apuro después del nacimiento, si hubiera alguno, es estar sobre el pecho de su madre, en intimidad y silencio, con una temperatura e iluminación ambiental adecuada a sus necesidades. Así el bebé, que recién llega a este lado del mundo, puede recuperarse de su enorme esfuerzo y reconocerse con su mamá y su familia. Esto es lo único que no puede esperar.

Por la salud de nuestras/o hijas/os

¡Respetemos el tiempo del nacimiento!

cropped-educf_00

FUENTE: RELACAHUPAN-Argentina

AnidArte

¿Cómo querés que sea tu parto?

La Asociación Argentina de Parteras Independientes invitó a la Comunidad a participar de los primeros Encuentros Itinerantes sobre la Asistencia al Parto Planificado en Domicilio, con la finalidad de concientizar, informar, asesorar y compartir testimonios de Partos Planificados en Domicilio; dirigidos a mujeres, parejas, Lic. en Obstetricia, profesionales de la salud, estudiantes de carreras afines y a todos los interesados. Los mismos, se llevarán a cabo mensualmente, en la ciudad de La Plata y alrededores.

 

12891660_10206316985914596_5138416972272999233_o (2)

 

El Primer Encuentro se realizó el día Viernes 8 de Abril de 2016, a las 18.30 hs., en la casa de una Obstétrica, en el barrio de La Cumbre de la ciudad de La Plata.

Como invitada especial, acompañó el Encuentro la Lic. Obstétrica Ana Becu (M.N. 8213 y M.P. 51362).

20160408_184322

 

La presentación inicial se desarrolló de manera circular y participativa por parte de todos los presentes. Se informó sobre el modelo de acompañamiento que viene realizando la Asociación Argentina de Parteras Independientes (APPI), con datos estadísticos relevados en nuestro país.

Se informó sobre la importancia del Rol de las Obstétricas y de la Capacitación que se requiere como Profesionales de la Salud para llevar adelante una tarea responsable y comprometida con las familias que eligen transitar este camino.

20160408_184440.jpg

El propósito de la tarea es concientizar que existe una profesión que capacita para acompañar los embarazos, partos y nacimientos respetados, desde una concepción integral, empoderando a las familias en la toma de decisiones.

En esta co-construcción del Rol Obstétrico, se necesita que tanto la profesional como las familias generen un vínculo de confianza. Se propone un modelo de acompañamiento distinto, el cual contempla todo el proceso prenatal, desde el embarazo, parto, y nacimiento. En la etapa del puerperio, se da continuidad al acompañamiento de la madre y el bebé durante un mes y medio. Se asiste en los primeros cuidados de ambos, que son vitales para un pleno y saludable desarrollo de la maternidad. Se acompaña durante 15 días más para ayudar en la recuperación de la mujer, fomentando la lactancia y sosteniéndola emocionalmente para que pueda conectarse con su bebé.
El modelo de acompañamiento está compuesto por dos parteras en el nacimiento o una partera acompañada de una Doula elegida por la mujer, quienes se ocupan de la mamá y del bebé.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

 

El cierre estuvo a cargo de una familia invitada quienes compartieron su testimonio, tras haber experimentado, recientemente, su parto planificado en casa, en la calidez de su hogar.

El rol del varón es importantísimo, el varón es el sostén de esa mujer, es la persona de mayor confianza para ella.

 

La continuidad del cuidado se da desde que se establece la atención, durante todos los trimestres a lo largo del embarazo, durante el parto y en el posparto, hasta el mes y medio después del parto.

Los Beneficios de elegir este Modelo de Acompañamiento son:

  • priorizar el trabajo con un profesional de la salud que es conocido para la familia
  • que las familias valoran la oportunidad de desarrollar una relación de confianza con sus parteras
  • que les permite a las parteras disminuir la ansiedad en el nacimiento
  • que resulta en una mayor satisfacción de la mujer asistida
  • que existen menos incidencias de intervenciones costosas.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

 

El modelo se basa en las decisiones informadas. En que la partera es la responsable de brindar la información de forma actualizada y precisa, que las mujeres y las familias son quienes toman las decisiones sobre el cuidado que reciben ayudadas por la información que le brindan.
La función de la Obstétrica es “servir a la mujer” en un proceso que es plenamente fisiológico.

Agradecemos la presencia de la Lic. Ana Becú quien nos acompañó durante todo el Encuentro, agradecemos a Ana Schoo quien posibilitó la realización del mismo, a cada una de las Obstétricas, Doulas, Profesionales de la Salud, Trab. y Ps. Sociales, y a todas las familias presentes, en especial a Gisela Arcandio y familia quienes compartieron la maravillosa experiencia de su parto en casa.

20160408_205631.jpg

 

“Cada nacimiento es Santo. Creo que una partera debe ser religiosa, porque la energía con la que lidia es Santa. Ella necesita saber que la energía de otra gente es sagrada. La partería espiritual reconoce que todos y cada nacimiento es el nacimiento del niño Jesús. El trabajo de la partera es hacer lo mejor para conducir a la mamá y al bebé sanos y salvos a través de su pasaje, y procurar que el sacramento del nacimiento se mantenga Santo. La Promesa de la Partera debe ser que ella pondrá el cien por cien de su energía en la madre y en el niño a quienes asiste hasta que ella no tenga dudas que ellos han realizado el pasaje de manera segura. Esto quiere decir que ella debe anteponer el bienestar de la mamá y el niño.”“ Durante un parto podria haber cambios fantásticos que no pueden llamarse de otra forma que milagrosos. Este trato diario con los milagros –no en el sentido de que podría ser menospreciado por su cotidianidad, sino que es reconocida su santidad- debe ser parte de las herramientas del oficio de la partera. Pueden originarse grandes cambios pronunciando unas pocas palabras entre las personas, o por el contacto de la partera con la mujer o con el bebé de tal manera que suceden grandes cambios físicos. Para que este contacto tenga el poder que debe llevar, la partera debe mantenerse a si misma en estado de gracia. Ella debe realizar promesas espirituales al igual que un yogui o un monje o una monja realizan votos internos que tienen que ver con cómo ellos conducen cada aspecto de sus vidas. Una partera debe hacer esto para que su contacto tenga algo de potencia. Una persona que vive bajo un código que es congruente con la vida en compasión y con la verdad, realmente tiene la llave y acuerda con el proceso biológico del nacimiento de millones de años.Si la partera encuentra en ella hábitos donde no siempre se comporta como si todos somos Uno, ella debe cambiar estos hábitos y reemplazarlos por otros mejores. Una partera constantemente debe hacer un esfuerzo para mantenerse compasiva, abierta y clara en su visión, porque el amor y la compasión y la visión espiritual son las herramientas más importantes de su oficio. Ella debe saber que tiene libre albedrío y que puede cambiar si lo necesita. Esta es la disciplina espiritual que ella debe mantener para estar apta para hacer su trabajo, tal como un atleta olímpico debe mantener su disciplina física y mental para estar en óptimas condiciones”.

FUENTE:

Partería espiritual de Ina May Gaskin. Buenos Aires, Mujer Sabia Editora, 2007.

AnidArte

La paz comienza en el vientre de las madres

Estremecidos -una vez más- por el horror después de los impactantes atentados en diferentes partes del mundo, y preguntándonos cómo podemos acabar con ese odio que trasciende fronteras, sospecho que no hay solución si seguimos pensando que precisamos mayor control, mayor militarización y luchas implacables. Será muy difícil lograr algún resultado pacífico en el futuro inmediato si observamos sólo el final de la trama, creyendo que habrá que continuar esta guerra sangrienta contra enemigos indetectables.
Más bien pienso todo lo contrario. Estamos confirmando que un puñado de jóvenes desesperados -con el propósito de sentirse vivos- son capaces de cometer asesinatos atroces. Es tan absurdo y tan real, que tendríamos que observar cómo hemos gestado el horror.
El horror se organiza durante la primera infancia, cuando cada niño nacido amoroso, tierno y ávido de cuidados, no es tenido en cuenta. Cuando no es amado ni protegido ni recibido ni acariciado con infinita compasión. Allí reside la cuna del odio. En ese preciso instante -un instante que dura toda la niñez- la criatura va olvidando su propia amorosidad latente, mientras va perdiendo el sentido de la vida. Pocos años más tarde, apenas aflora la adolescencia y resurge de sus entrañas la potencia genuina de su vida -ahora con la fuerza de la juventud- sabiéndose sin brújula y sin nada que perder, va a salir a resarcirse de cualquier manera buscando un lugar de pertenencia en el seno de cualquier grupo que le permita encausar el rencor que trae consigo desde su primera infancia. Esos grupos huelen la desesperación previa y latente del joven, por lo tanto les resultará fácil captarlo, y en muchos casos lo van a usar para desparramar la crueldad. No se trata de amar a Alá ni a ningún Dios. Es al revés. Se trata de expulsar el odio y el resentimiento por no haber sido amados, encontrando al fin -en ese acto final- un reconocimiento a la propia existencia.
Cada joven convertido en asesino o en cualquier amenaza para la sociedad, ha sido -hace poco tiempo- un niño desesperado reclamando amor.
¿Qué podrían hacer los Estados a nivel colectivo? Hay dos niveles de acción. La acción externa y a corto plazo sería plantearnos las consecuencias por entrometernos en pueblos ajenos con el fin de apropiarnos de sus recursos, aunque muchas veces se justifique a través de supuestas intenciones de pacificación. La acción interna -quizás más a largo plazo- sería apoyar a cada madre y a cada familia para que puedan proteger, amar y sostener a cada niño que nace, sabiendo que durante esos años se juega no solo el bienestar futuro de ese individuo sino que se va forjando la paz de la humanidad entera.
¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros? Amar a nuestros hijos. Es el aprendizaje más urgente que debemos encarar cada uno de los adultos que queremos vivir en paz. Laura Gutman

¿Qué es un niño?

Una persona con todas las posibilidades por desplegar, que podrá ser todo lo que quiera.

Fabuloso.

Si los adultos no lo impiden.

¿Boicoteamos a los hijos?

Los machacamos, les inyectamos complejos de inferioridad, les traspasamos neuras, les cortamos alas, segamos sus talentos, les impedimos desplegar todas sus posibilidades.

Quizá educar sea eso…

¡Discrepo! Educar es guiar, es formar sin castrar las potencias del niño.

¿Dejándole a su aire?

No. Contención, que no represión. Hay que fomentar en el niño su autorregulación: que aprenda a regular sus acciones en cada fase.

Poniendo límites, ¿no?

Las paredes del vientre materno son un cálido límite para el embrión. Los brazos paternos que le mecen son para el bebé un amoroso límite… Por tanto, hay contenciones, ¡pero con afecto y calidez y ánimo formativo!

¿Maltratamos a nuestros hijos?

¿Quién no ha abroncado a su hijo sólo porque en ese momento se sentía irritado, malhumorado? Nos vengamos en ellos de nuestros malos rollos, los humillamos, ¡y hasta llegamos a insultarlos!

Mujer…

Sí, sí: ¡los adultos somos muy cobardes! Lo que no osaríamos decirle o hacerle a un adulto en la calle o en el trabajo, ¡se lo decimos o hacemos a nuestros niños!

¿Tanto?

Los hogares albergan las mayores violencias consentidas.

¿Con qué consecuencias?

Fraguamos niños más inseguros, que no se valorarán, que tenderán a maltratarse o maltratar, a ser agresivos…

¿Cómo evitar eso?

Con conciencia: ayudarlos a autorregularse, evitando fustigarlos con nuestros brotes de rabia y fragilidades. Todo lo que hagamos o digamos debe tener propósito educativo. Pero claro, como es más fácil conducir a un niño reprimido que a un niño sano y libre… ¡tendemos a modelar a niños reprimidos!

¿Y cómo modelar a un niño sano?

Con la vacuna que la neurociencia nos confirma: cariño, afecto, amor.

¿Qué dice la neurociencia al respecto?

Que el afecto estimula la sinapsis, las interconexiones entre neuronas.

¿Sí? ¡Sí! De 0 a 1 año se establece en el cerebro humano el mayor número de interconexiones neuronales de toda su vida. Y se ha constatado que el amor de los padres y cuidadores, el cariño, el afecto expresado en caricias, besos, cosquillas, abrazos, pedorretas, achuchones… ¡fomenta las sinapsis, multiplica las redes neuronales! O sea, que ese cerebro será más rico.Tendrá mejores cimientos sobre los que levantar ulteriores capacidades. Haber sido mecido, acunado, besado, acariciado, amado, respetado… ¡te hará más inteligente! A más amor recibido, más inteligencia futura. ¿Qué se entiende por respeto al niño?Tratarlo según lo que pueda esperarse de él en cada franja de edad. Ponga un ejemplo.De los 1,5 a los tres años, el neocórtex infantil es incapaz de procesar más de dos o tres prohibiciones. Si dirigimos 30 ¡noes! al niño… nos parecerá que nos desobedece 27 veces. ¡Y no es eso! ¿Y qué es?Que no es capaz de grabar las órdenes. Y que decirnos ellos no es un primer paso de su autonomía personal, de perfilar su identidad: es, pues, algo saludable.

¿Y cuándo estará el niño en condiciones de entender los “noes”?A partir de los 3,5 o cuatro años graban bien cualquier orden. Entonces sí hay que estar vigilante para evitar filiarcados. ¿Qué es eso?Hay patriarcado (hegemonía del padre), matriarcado (de la madre) y filiarcado (del hijo): ¡busquemos mejor la heterarquía, es decir, que cada cual tenga un lugar! ¿A qué edad aparece en el niño la conciencia de género?De los tres a los seis años se desarrolla la pulsión sexual a la par que la epistemofílica. ¿Qué pulsión es esa?Curiosidad de saber, de conocer, de explorar: si reprimes la pulsión sexual de un niño, ¡reprimes su impulso de saber! ¿Qué hicieron mal sus papás?Vivíamos en el campo y, por ignorancia, me pusieron a trabajar de muy niña, cargaron sobre mí altas responsabilidades familiares… Eso me ha hecho emprendedora, pero también sentirme imprescindible para el bienestar de los demás, cosa muy dañina… El Gobierno español propone escolarizar a los niños desde su nacimiento…Eso puede comprometer esa primera fase de formación de la persona, en la que el principal alimento es el afecto. ¡Alerta: la OMS anticipa que en 20 años la primera dolencia de la humanidad será la depresión! Dígame que es optimista y que pronto mejorará la educación de los niños.Seremos cada día más conscientes de la importancia de las primeras edades de la vida… o estaremos jugándonos el futuro de la humanidad. Nunca antes supimos tanto sobre la infancia: ¡si lo aplicamos, daremos lugar a la única gran revolución de verdad!

 

¿Sí? Sí, la paz sobre la Tierra empieza

en el vientre de la madre. 

Fuente:

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20110518/54156343437/la-paz-en-el-mundo-empieza-en-el-vientre-de-la-madre.html

AnidArte

Testimonio de nuestro Parto

“Todo tiene su tiempo”

Tiempo de nacer y tiempo de morir

(Eclesiastés 3:2)

Todas las mujeres fuimos creadas por Dios con la capacidad de “maternar”. Y desde el origen, nacemos con la habilidad de dar a luz, con reflejos innatos que posibilitan el desarrollo del embarazo, el parto y nacimiento. 

18424603_10209465842234036_1978045938_n

Vivimos el milagro de dar a luz a nuestra segunda hijita en casa de forma natural​.​ Fue un parto respetado, en el agua, después de haber tenido una cesárea anterior. Tuvimos un embarazo maravilloso, Dios nos cuidó en todo el proceso de gestación cumpliendo su perfecta maduración. Lo que para la ciencia eran 42.2 semanas, para Dios era el tiempo oportuno del nacimiento a término. Lo que para la ciencia eran protocolos y rutinas instituidas, como intervenir y hacer cesáreas innecesarias, para Dios era respetar los tiempos fisiológicos para que se inicie espontáneamente el parto, sin inducción de ningún tipo​ ​ni medicación.​ Nuestra hijita decidió nacer un 11 de Agosto de 2016 en la calidez de nuestro hogar y rodeada de amor. Fue un parto soñado y muy esperado. Podemos decir que nació en su momento correcto, como bien lo expresa el lema 2017 de la semana del parto respetado:

18318253_10209432292195306_17246063_o

Creo que es muy importante la elección de acompañamiento en el proceso de embarazo, parto y nacimiento. Para nosotros esa decisión fue entregada a Dios desde el primer momento que supimos que íbamos a ser M(p)adres. Y todo fue verdaderamente guiado, cada una de las conexiones tenían propósito.

18426005_10209476254334332_484373281_n

Queremos comenzar agradeciendo profundamente a las personas que nos acompañaron amorosa y respetuosamente en todo este proceso:

18424645_10209476233253805_1703587646_n

Reflexionando sobre el mensaje de este lema y, entendiendo la importancia de tener un parto fisiológico y de respetar los tiempos del nacimiento para que se inicie espontáneamente el parto, es que queremos compartir nuestro testimonio, relatando las distintas fases del proceso.

Tiempo de relajación, es necesario entregarse al proceso del parto, generar todo aquello que nos brinde oxitocina natural. Buscar relajarse, soltar los miedos y tensiones del cuerpo y comenzar a conectarse con el cuerpo, con el bebé, con la respiración, para dar inicio espontáneo al trabajo de preparto, sin ningún tipo de intervención. Confieso que este fue mi gran desafío, soltar el control, la mente, no pensar!!

Asistimos a unos talleres, en Buenos Aires, de preparación para el parto y nacimiento, acompañados de una doula experimentada. Melina Bronfman, especialista en desarrollo infantil, fuente de inspiración y aprendizaje. Aprender juntos desde el sentirnos, percibirnos, conectarnos, nos brindó la oportunidad de conocernos aún más, y experimentar sin palabras, el lenguaje del amor. Recibimos todos los recursos necesarios para empoderarnos.

18425933_10209467441234010_1574524732_n

El martes 9 de Agosto de 2016, estuve acompañada durante toda la tarde, por mi Doula Ana Dolard y mi esposo. Recuerdo que al mediodía habíamos recibido dos llamadas que nos llenaron de ansiedad y tensión. Por un lado mi partera, con quien habíamos acordado hacer un control, nos llamó avisando que no podía viajar porque tenía otro parto ese día, ella vive en Capital y estaba a dos horas de casa. Por otro lado, recibimos un llamado de la obstetra (nuestro plan b institucional, quien habíamos elegido para hacer los estudios de embarazo) y, con tono alarmante, nos dijo que estaba muy preocupada, que no sabía nada de nosotros y, que había tomado la decisión de dejarnos de atender y acompañar en el parto. Su argumento fue que ponía en riesgo la vida de la mamá y el bebé y hasta incluso su matrícula, por haber esperado tanto tiempo que se inicie el parto espontáneamente. Eso significaba también, que nuestro plan b dejaba de existir. En caso de ser necesaria una intervención, ya no podíamos asistir a la Clínica, y teníamos que ingresar a la guardia de un hospital público. Esa llamada fue de “atención al peligro, a la muerte, a los miedos, a la incertidumbre de lo que nadie sabía que podía acontecer”. Ante este panorama tan desalentador, otra mamá en mi lugar ya hubiera tomado su bolso y se habría internado. Pero nosotros nos fortalecimos y aumentamos nuestra fe. Pusimos música, charlamos, tejimos a crochet, también con los dedos, compartimos algo rico de comer y nos reímos mucho, oxitocina había de sobra!! Mi doula me hizo unos masajes con aceites esenciales, y luego me sugirió tomar un té de ortiga. Ya eran las 20 hs. y fui a darme un baño de inmersión durante 30 minutos y me quedé dormida en la bañera. Estaba completamente relajada dijo mi esposo quien fue a despertarme para cenar. Luego comimos unas pizzas y nos quedamos charlando como hasta la 01.30 hs. Fue un hermoso tiempo de compartir. Nuestra doula se fue a su casa,  y nosotros a eso de las 2 am. nos fuimos a dormir y logramos descansar profundamente hasta el otro día.

Tiempo de preparto: el miércoles 10, amanecimos con un día de sol en pleno invierno. Al mediodía, me salió el tapón mucoso y celebramos todos en el baño, registramos la foto y mi hija quería que lo guardemos de recuerdo. A partir de ese momento, comencé a tener contracciones regulares cada 10 minutos. Mi esposo preparó el almuerzo mientras yo me seguía relajando, a veces en la esfera y otras veces caminando por la casa. A eso de las 13 hs. almorzamos y luego seguimos relajados en casa. A las 15 hs., le pedí a mi esposo que llevara a nuestra hijita a andar en bici a la plaza porque necesitaba quedarme un tiempo a solas. En ese tiempo logré recostarme en la cama sobre mi lado izquierdo y, mi cuerpo se relajó durante una hora, disfrutando del sol que daba en mi ventana. Fue un tiempo de intimidad donde busqué conectarme con mi bebé acariciando mi panza, percibiendo sus movimientos y, en el silencio, podía sentir la fuerza de vida que latía dentro mi, sabía que faltaba muy poco para encontrarnos. Alrededor de 17.30 hs. regresó mi esposo con mi hijita a casa y las contracciones comenzaron a ser más regulares, cada 5 minutos pero más intensas. Decidimos llamar a la partera porque sabíamos que tenía un viaje de dos horas hasta llegar a casa. Hablé con ella por teléfono entre contracción y contracción, y ella me hizo algunas preguntas para saber cómo me sentía y para calcular bien los tiempos. Llegó a casa alrededor de las 20.30 hs.

18386999_10209476375337357_374631744_n

Fase Inicial: desde las 18 hs. hasta las 22 hs. que rompí bolsa en mi habitación.

Recuerdo que de 18 a 19 hs. seguí todo ese tiempo en movimiento pasando muy bien las contracciones, algunas veces en la esfera, otras veces caminando de un lado a otro y, concentrada en la respiración y tomando mucha agua todo el tiempo que lo necesité.

Alrededor de las 20 hs. decido tomar una ducha de agua calentita para relajar la zona lumbar y cuando me estaba bañando sentí un cambio de temperatura repentino en mi cuerpo, pasé de calor a frío en un instante e inmediatamente vomité, comencé a temblar, y pude recordar que esa misma secuencia de síntomas ya los había experimentado en mi parto anterior. Le pedí a mi esposo que ambientara la pieza aumentando la calefacción, me traslade hacia mi habitación para acostarme en la cama, me taparon con una manta semipolar violeta, también preparada para ese momento, y de repente otra vez comienzo a experimentar cambio de temperatura corporal. Esta vez era un fuego mi cuerpo, así que decidí levantarme de la cama y buscar un vestido fresco de seda fría, muy cómodo, que había dejado preparado por si lo llegaba a necesitar.

A eso de las 21 hs. llega la partera y me hace el último control, me toma la presión y observa la frecuencia cardíaca del bebé,, nos encontramos siempre en buenas condiciones. A las 22 hs.  me sugiere hacer un solo tacto, siempre y cuando yo estuviera de acuerdo. Ella sabía lo importante que era ese momento para mi, porque en mi parto anterior me rompieron la bolsa sin mi consentimiento. En ese momento recordé esa experiencia, suspiré y decidí volver a confiar. Ella confesó que sería muy útil contar con esa información. Le di mi  permiso y le pedí que me informara cuanto tenía de dilatación en ese momento, estaba en seis avanzando muy rápido. Entonces me recuesto boca arriba sobre el piso, mi esposo me había preparado un lugar al lado de la cama, donde había colocado un cobertor y unas sábanas limpias. Me vuelvo a acomodar cambiando de posición, esta vez pasé a estar boca abajo con la panza en cuatro patas, agarrada de la esfera por delante en cada contracción. Luego de 4 contracciones bien intensas rompo bolsa y sale muchísimo líquido. Recuerdo que cuando hice el último estudio ecodoppler en semana 41, me dijeron que era increíble que tuviera tanto líquido por estar en la fecha límite!! Cuánto movimiento tenía, sentía que se movía y nadaba como un pececito muy relajado dentro mio. Todos los estudios demostraron la vitalidad del bebé. Incluso la placenta para ese entonces estaba muy bien, grado 2.

A partir de ese momento, comencé a experimentar sensaciones que eran nuevas para mi cuerpo. Las contracciones se volvieron más intensas aún y decidí levantarme para ir a la pileta  de parto que me esperaba con agua calentita, ubicada en el ambiente principal, el cual habíamos preparado con tanto amor.

Fase Activa: desde las 22 hs. hasta las 00 hs.

Alrededor de las 23 hs. ingresé a la pileta de parto y recuerdo que al principio necesitaba conectarme con el agua. Mi cuerpo experimentó una vez más un cambio de temperatura, pero esta vez comenzó a relajarse, sentí mis piernas más libres y livianas y solo deseaba permanecer allí hasta el final. Había descubierto el mejor estado en el que me podía encontrar. De a poco comencé a realizar movimientos que ya había experimentado en mi cuerpo con la esfera. Fueron de gran ayuda para mi proceso, las clases de esferodinamia que tomé durante el embarazo. Mi cuerpo recordaba esos movimientos que me permitían abrirme cada vez más  en cada contracción. Me ayudaron a preparar el cuerpo, a estirar y preparar el periné. Los movimientos por momentos eran circulares, combinando con movimientos disociados haciendo balanceos hacia adelante y hacia atrás, y cada vez que llegaba la contracción entonaba una vocal (Aaaa..) acompañada de una intensa respiración. La temperatura del agua estaba calentita, a 37 grados aprox. Realmente fue el analgésico natural que mi cuerpo necesitaba para relajarse completamente. Sentí casi al final un cambio de temperatura porque se había enfriado un poco el agua en la parte de arriba y, cuando agregaron más agua caliente para regularla, experimenté nuevas sensaciones en mi cuerpo. Las contracciones fueron más fuertes y me dieron ganas de hacer fuerza y de pujar rápidamente. Ya había logrado la dilatación completa. Sentía un ardor muy intenso en el periné, y la doula me animó a tocar la cabeza del bebé que estaba comenzando a coronar. Esto me dio mayor seguridad y supe que ya estábamos muy cerca de abrazarnos.

Fase Expulsiva: desde las 00 hs. hasta las 02 am.

Hasta acá nos había acompañado nuestra hija mayor. Ella siempre me decía: “yo soy tu mejor doula mamá”. Nos ayudó a preparar los ambientes de nuestro hogar, me acercaba el agua, la toalla, siempre atenta a las necesidades que iban surgiendo. Fue testigo y partícipe de todo lo vivenciado. Aunque llegando a esta instancia, el sueño la venció en el sillón y mi esposo la llevó a su habitación para que descanse mejor.

De fondo sonaban canciones, las cuales habían sido seleccionadas por mi para este momento tan especial, pero sucedió que las letras incomodaban a la doula. Ella me sugirió cambiar a música instrumental y acepté la propuesta. Las letras no debían ser motivo de distracción. Era un momento vital para estar conectados.   

Para este entonces mi cuerpo se movía libremente,  parecía un tsunami que invadía todo mi ser. Pasaba de una fuerza extraordinaria, haciendo círculos y zig zag en el agua, a un estado de concentración absoluto. En cada contracción, un grito salvaje. La convicción era mi locomotora porque sabía muy bien hacia dónde nos estaba conduciendo, faltaba poco para llegar a nuestro encuentro. Este viaje tomó una velocidad extrema que apenas me permitía respirar, el dolor era intenso pero disfrutable. Enfocada en el propósito, todo ese estado era transformado en gritos de victoria. Llegó el momento de la gran coronación, cuando el cansancio parecía vencerme, las contracciones cesaron. Y un momento de contemplación inundó el ambiente, la cabeza de mi bebé estaba saliendo. Aún puedo recordar aquellas sensaciones en mi cuerpo. El tiempo se paró en ese instante!! Siendo testigo del milagro de la creación, cada respiración se transformó en un soplo de vida. Nuestra hija nació en el agua  a las 02.06 am.

18386881_10209465941076507_659105408_n

Tiempo de alumbramiento:  El parto no acaba cuando nace el bebé. Tras la salida de éste, falta aún que salga la placenta, o lo que es lo mismo, falta alumbrar la placenta. De hecho, aunque se suele utilizar la expresión “dar a luz” como sinónimo de parir, en realidad el término dar a luz o lo que es lo mismo “alumbrar”, se refiere exclusivamente a esta fase del parto.

Después de dar a luz a nuestra hija, esperamos como dos horas, aproximadamente, para alumbrar la placenta. Las causas están fundadas en el enlace citado: “Tiempo de alumbramiento”.  

Estábamos informados de la importancia del contacto piel con piel inmendiato, durante la primera hora con el bebé. Es por eso que decidimos, como familia, poner toda nuestra atención y cuidados a esos primeros momentos de vida. Priorizamos el ambiente íntimo, cálido, para su recibimiento amoroso en el calor de mi pecho. Nos fusionamos desde ese instante, sintiendo y acompañando el ritmo de su latido y respiración. Después de ese momento sagrado, salimos del agua y me recosté en la cama para observar cómo ella reptaba hasta mi pecho y lograba dar inicio y para siempre a la lactancia.  

*Posparto inmediato.  Es fundamental que inmediatamente tras el parto, el bebé sea colocado sobre el pecho de su madre y permanezcan juntos piel con piel el máximo tiempo posible para que se favorezcan la impronta y el establecimiento de la lactancia 

*Ya era tiempo de alumbrar la placenta. La succión del bebé provocaba nuevas contracciones que no me permitían estar del todo relajada. Y siendo las 4 am. la partera me animó a que yo misma tirara del cordón para expulsar la placenta. Muy decidida así lo hice, en un respirar profundo y tranquilo. Fue un verdadero placer. Me asombró la dimensión que tenía la placenta, era como otro bebé dentro mío. Agradecí a Dios y seguí disfrutando de la conexión con mi bebé. 

*Corte tardío del cordón umbilicalNo hay un tiempo exacto. La OMS hace hincapié en el pinzamiento tardío o no pinzamiento como procedimientos fisiológico del cordón. Esperar sólo dos minutos como a veces dicen los profesionales no es adecuado porque quizás no haya dejado de latir. No sólo hay que esperar a que deje de latir, sino que también es conveniente que se haya alumbrado ya la placenta. Y una vez que la placenta está fuera tampoco hay prisa por cortar. Se puede también evitar clampar tempranamente el cordón incluso cuando el bebe nace por cesárea.

Ahora sí, había llegado el momento de que mi esposo realizara el corte de cordón. Tomó el hilo que le dio la partera, y con mucho cuidado y seguridad fue protagonista de ese instante.  

Celebramos y agradecimos ser testigos del milagro de la vida. 

18386654_10209465884875102_983600904_n

Aquí les comparto algunos mitos  que se rompieron en nuestra experiencia del parto. Para informarse y profundizar más sobre cada uno de estos temas, los invito a que hagan clik sobre los siguientes enlaces:

*Caderas estrechas.  

*Peso del bebé Macrosomía (Nuestra hija pesó 4.480 kg!!)

*Parto prolongadoMás allá de las 42 semanas  

*Inducción.  Maniobra de HamiltonDesprendimiento prematuro de membranas 

*PVDC (Parto vaginal después de cesárea)

*Episiotomía

*Desgarro 

*Hemorragias 

 

Anhelamos que nuestro testimonio sea una fuente de información verídica para conscientizar, inspirar y empoderar a las familias. Que estén bien informadas de sus derechos  y sean respetadas durante todo el proceso de embarazo, parto y nacimiento de sus hijos/as. 

18470890_10209476409418209_505710481_n

 

FUENTES CONSULTADAS:

Relacahupan

Parto Humanizado

Naciendo en casa

Entrevista a Melina BronfmanMaterpater.  Pequeñas ayudas para M(p)aternidad

Asociación de Parteras Independientes. APPI

Ley 25.929 DERECHOS DE PADRES E HIJOS DURANTE EL PROCESO DE NACIMIENTO

PARTO Y MOVIMIENTO®

Sitios recomendados

LEY DE PROTECCIÓN INTEGRAL DE LOS DERECHOS DE LAS NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES

LEY 26.485 – LEY DE PROTECCION INTEGRAL A LAS MUJERES

LEY NACIONAL 26529 – DERECHOS DEL PACIENTE EN SU RELACIÓN CON LOS PROFESIONALES E INSTITUCIONES DE LA SALUD

AnidArte

Información

Bienvenid@s Familia: con mucho entusiasmo, compartimos esta buena noticia!!

Estamos muy agradecidos de recibir a una gran maestra del enfoque Pikleriano, Melina Bronfman. A partir del mes de Agosto, nos estará acompañando en la ciudad de La Plata para impartir las Jornadas de Desarrollo Infantil.

ATENCIÓN: la Jornadas se desarrollarán en 4 módulos, los cuales son correlativos. Es necesario que realices el primer módulo para poder participar en los siguientes!!
 
Se entregará certificado de asistencia firmado por Melina y el material que se compartirá será en formato digital. Podrás tener acceso a los mismos y contar con el beneficio de ser parte de un grupo de apoyo!! 

RECORDÁ QUE ABONANDO EN EFECTIVO TODOS LOS MÓDULOS, ANTES DEL 26/08, TENÉS UN IMPORTANTE DESCUENTO!!

INSCRIBIMOS HASTA COMPLETAR EL CUPO!! 

ComunicArte: educarte.familia@gmail.com 

Ingresa al evento: https://facebook.com/EducArteFamilia

Para recibir más información puedes seguir este enlace para llenar el formulario.

Si deseas definitivamente inscribirte, ingresá aquí.

La Plata, Argentina, con Melina Bronfman