Blog

AlimentArte

LA MEJOR GUÍA: tus hijos

Cada vez estoy más segura: las guías sobre primeros alimentos no sirven. Solo logran confundir y sobre todo preocupar tanto a los padres que por seguirlas se olvidan de lo importante: mirar a sus hijos, acompañarlos en su desarrollo y guiarse por lo que ellos pueden hacer y no por la edad que tienen. 

Las preguntas más frecuentes tienen respuesta si solo observas a tu bebé:

¿Cuándo comienzo a ofrecer los primeros alimentos? 

Cuando el reflejo de deglución madura, el bebé ya puede tragar además de succionar. Nos damos cuenta, porque comenzará a mostrar interés por lo que comemos y como nos llevamos alimentos a la boca. Querrá empezar a hacer lo que hacemos nosotros. 

Cuando tengas ganas y sientas confianza y veas a tu bebé interesado/a comienza ofreciéndole algunos alimentos:

¿Cuáles alimentos debo ofrecer primero? 

Para mi, comenzar con frutas es lo más sencillo, ya que no tienes que cocinar nada especialmente y al comienzo todo es probar, aprender, oler, escupir, tocar, intentar, menos comer. Las frutas tienen la ventaja de que puedes compartirlas en cualquier horario, te sientas y compartes una banana con tu hijo/a o un poco de palta y ves que pasa. Luego vegetales variados al vapor, luego horneados, vas sumando cereales, pescados y así sigues. Frutas bien maduras crudas y cocidas. 

¿Cómo?

De a una por vez, al principio, luego ya puedes hacer mezclas y combinaciones. Es solamente para que conozcan sabores definidos y texturas particulares. Comienza de la forma que te dé más tranquilidad, en puré apenas machacado con tenedor, nada de texturas lizas. También puedes comenzar por trozos, puedes ver un VIDEO de una bebé que comenzó así. Los alimentos en trozos son ideales para que tu bebé los pueda agarrar y llevárselos a la boca, pero esto va a depender de su desarrollo motriz.  Si eliges comenzar con purés no te quedes mucho tiempo en esta etapa, tu bebe tiene que aprender a masticar. Para mí lo ideal es una mezcla de los dos. No te asustes por las arcadas, son fisiológicas, se producen cuando el alimento está en la boca (no en la entrada de la garganta como en los adultos). Sirven para que el bebé escupa el alimento y no se lo trague sin masticarlo, son super importantes.

Cuando tu bebé quiera comenzar puedes ofrecerle: Manzanas, peras duraznos, bananas, melones, ciruelas, damáscos, sandía, papaya, mango, palta,etc.

Luego: Vegetales cocidos al vapor: zapallo, calabaza, batata, nabo, brócoli, coliflor, zapallitos, papa, etc.

Continua con: cereales sin gluten: mijo, arroz integral, polenta, quinoa. Molidas sobre sus comidas puedes usar: almendras, semillas de girasol, chia, sésamo y zapallo.

Sigues con: cereales como avena, cebada, fideos integrales, pan integral, legumbres, huevos, espinaca, acelga y pescados. 

Para el año: tu bebé ya podría comer lo mismo que el grupo familiar. Siempre con poca sal, casero, saludable y rico.

Condimenta con aceite de primera presión en frío de oliva o girasol.

Evita siempre:

  • Jugos artificiales, aguas saborizadas y gaseosas, contienen aditivos peligrosos para la salud de los niños de todas las edades y sodio en grandes cantidades. Promueven caries, obesidad, colesterol y diabetes tipo 2.
  • Pollos y huevos que no sean orgánicos o de campo.
  • Aceites refinados
  • Postres luego de la comida
  • Productos muy procesados: contienen aditivos peligrosos para la salud.
  • Miel antes del año
  • Cereales para bebé comerciales, puedes ver el VIDEO del Dr. Green.

¿Quién es Gabriela Saddakni?

Madre de dos niñas de 7 y 11 años. Chef con 15 años de experiencia en Gastronomía.

Formada en Alimentación Saludable, Cocina Nutritiva y Dinámicas Alimentarias.

¿Querés contratar sus servicios? SUSCRIBITE en AlimentArte

Más INFO: educarte.familia@gmail.com

Dicta Charlas de Alimentación Saludable para la Comunidad y Establecimientos Educativos. Asesora a familias en Alimentación Complementaria e Infantil. Capacita a docentes en Alimentación y Cocina en el aula como Prevención de la Salud y Aprendizaje para la vida.

AnidArte

Sesión Online con Melina Bronfman

Queridos lectores; les informo que esta Sesión Online se realizó en el marco del Curso Presencial: “Jornadas de Desarrollo Infantil” impartidas por Melina Bronfman, que se están realizando, actualmente, en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina. 

El Curso Presencial inició el Domingo 27 de Agosto. Consta de  4 Módulos que son correlativos. Se realizó el 1er. Módulo en SOMA Conciencia en Movimiento, espacio ubicado en nuestra ciudad. 

Cada Módulo incluye Sesiones Online con Melina Bronfman. Se ofrece este espacio de intercambio de preguntas y respuestas, que permite afianzar los temas propuestos en cada Encuentro. 

En este post encontrarán los videos publicados de cada Sesión Online.

Aquí abajo compartimos la Sesión Online, perteneciente al Módulo 2, que se realizó durante el mes de Septiembre.

Recordá que ya están abiertas las inscripciones para el Curso de Formación Online. INSCRIBITE: educarte.familia@gmail.com

Quienes estén interesados en estos temas pueden visitar el Canal “EducArteFamilia” donde podrán encontrar todos los videos publicados de Melina Bronfman y otros videos relacionados. 

¿Querés acompañarNos? SUSCRIBITE: EducArteFamilia

 

AnidArte

Primer Módulo de las Jornadas de Desarrollo Infantil

El domingo 27 de Agosto se dió inicio a las Jornadas de Desarrollo Fisiológico Infantil, impartidas por Melina Bronfman en SOMA Conciencia en Movimiento, espacio ubicado en la ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Melina Bronfman es uno de los Referentes de EducArteFamilia

El Programa de Capacitación consta de  4 Módulos, los cuales son correlativos, para participar del segundo es necesario haber realizado el primero.  

Las Jornadas han sido diseñadas para adultos involucrados en la infancia. Psicólogas/os, Psicomotricistas, Educadores, Pediatras, Auxiliares de la salud, Pedagogas/os, Cuidadores de niños, Doulas, Parteras, Médìca/os de familia, pero también madres, padres, abuelos involucrados en la crianza de sus pequeños.

¿Qué incluyen las Jornadas?

  • 4 Módulos desarrollados en 4 Encuentros Presenciales
  • Sesiones Virtuales en vivo con Melina Bronfman
  • Contenido gráfico y digital para descargar online
  • Membresía con acceso a la Sala Virtual y Grupo de Apoyo
  • Certificado de asistencia firmado por Melina Bronfman

Les comparto la Sesión Online en la cual se brindó espacio para las preguntas

En el primer Módulo se trabajaron los siguientes temas:

Contexto teórico. Paradigmas. El Observador. El desarrollo humano fisiológico (el periodo primal). Neurociencias. Las Leyes del desarrollo, parte 1. ¿Qué es la estimulación?

Asistieron personas que viajaron de otras ciudades y provincias, cómo Bahía Blanca, Córdoba, entre otras. Se conformó un maravilloso grupo humano lleno de entusiasmo y con muchas ganas de aprender. Agradecemos el compromiso de todos los participantes.

Aquí les comparto algunas fotografías de nuestro primer Encuentro

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si estás interesado/a en participar en las próximas Jornadas, te informo que pronto tendrás acceso al Curso Virtual desde cualquier lugar del mundo!!

Para recibir más información sobre este Servicio que brinda EducArteFamilia escribinos a: educarte.familia@gmail.com

Te invito a que nos acompañes suscribiéndote en la página: https://educartefamilia.com/registrarte/

 

 

InspirArte

Que sean niños los niños

Que sean niños, y no clientes de las compañías de celulares, o vendedores de rosas en los bares, o estrellas descartables de la televisión.
Niños, no limpiavidrios en los semáforos, o botín de padres enfrentados o repartidores de estampitas en los subtes.
Que no sean niños soldados, los niños.
Que sean niños los niños, simplemente. Que no sean los habitantes de un reformatorio.
Que no sean costureros en talleres ilegales de ningún lugar del mundo.
Que sean niños los niños, y no un target.
Que no sean los que pagan las culpas. Los que reciben los golpes. Los bombardeados por publicidad.
Que sean niños los niños. Todo lo aniñados que quieran. Todo lo infantiles que quieran. Todo lo ingenuos que quieran. Que hagan libremente sus niñerías. Que se dediquen a ser niños y no a otra cosa.
Que no sean los que no juegan, los acosados por las preocupaciones, los tapados de actividades. Que sean niños los niños y se los deje preguntar sin levantar la mano, formar filas torcidas, llevar alguna vez la Bandera no por ser mejor alumno, sino por ser buen compañero.
Que sean niños los niños y no los incentivados con desmesura a consumir todo lo que saca el mercado.
Que sean niños, y no los que aspiran pegamento en una esquina o fuman paco en la otra, tan de nadie, tan desprotegidos. Niños, no nombres que tienen que rogar por recibir el apellido paterno o la cuota de alimentos.
Que sean niños los niños. Y que los niños sean lo intocable, que sea la gran coincidencia en cualquier discusión ideológica; que por ellos se desvelen los economistas de todas las corrientes, los dirigentes de todos los partidos, los periodistas de todos los medios, los vecinos de todas las cuadras, los asistentes sociales de todas las municipalidades, los maestros de todas las escuelas.
Que sean niños los niños. Que sean niños, no “el repetidor” o “el conflictivo” o “el que nunca trae los deberes”. Niños, y no los que empujan el carro con cartones.
Que sean niños los niños, simplemente. Que ejerzan en paz el oficio de recién llegados. Que se los llame a trabajar con la imaginación o con lápices de colores. Que se los deje ser niños, todo lo niños que quieran. Y que los niños sean lo importante, que por ellos lleguen a un acuerdo los que nunca se ponen de acuerdo; que por ellos se dirijan la palabra los que no se hablan, que por ellos hagan algo los que nunca hicieron nada.
Que sean niños los niños y que no dejen de joder con la pelota.
Que sean niños en su día. Que lo sean todos los días del año.


Por Mex Urtizberea

AnidArte

Los Enemigos del Desarrollo Infantil Saludable por Melina Bronfman

En el  artículo hablo de “bebé” y “niño”, pero me estoy refiriendo a niños y niñas.

Click To Tweet

Criar un bebé es una tarea difícil, por varios motivos: para el bebé es difícil ser bebé, y para el adulto, es difícil acompañar a alguien que lo está pasando mal. El bebé emite señales y el adulto debe interpretarlas, éste no siempre lo logra.

Para colmo, vivimos en una época en la que los conceptos acerca de la crianza son diversos, diametralmente opuestos me atrevería a afirmar. Se suelen encontrar artículos en los que se recomienda dejar llorar al bebé para que “no le tome el tiempo al adulto”, y otros en donde se fundamenta por qué hacer semejante cosa es perjudicial para el niño.

Se recomienda estimular al bebé para que desarrolle sus potencialidades al máximo, y otras voces desrecomiendan rotundamente la estimulación, porque explican que en realidad limita el desarrollo. Y así las jóvenes madres se encuentran en la disyuntiva de elegir de acuerdo al fundamento con el que se identifican, aquél que les hace más sentido, o quizás aquél que ha primado en su familia como hábito de crianza, sin cuestionamiento alguno acerca de sus posibles efectos.

No ha de faltar el temido comentario del entorno mayor “a ti te hemos criado así y bastante bien has salido” o lo que es peor aún, cuando los mismos padres justifican enfoques nocivos de crianza con el “a mí me han criado así y soy una persona de bien”.

Pero, entonces ¿cómo saber? ¿qué está “bien” y qué está “mal”?

Existe al menos una respuesta inequívoca que nos puede guiar en todo momento, y esta respuesta es LA FISIOLOGÍA. La fisiología es el comportamiento espontáneo del organismo para regularse y desarrollarse. Es inequívoca, indispensable e inevitable. Tiene una expectativa que debe ser satisfecha. Un ejemplo muy sencillo de la necesidad de satisfacción de la fisiología es el sueño. Si no llegamos a dormir la cantidad necesaria de horas, comenzamos a debilitarnos, a fallar en nuestras acciones y si seguimos sin respetar esta necesidad, finalmente redundamos en un deterioro generalizado de la salud.

La fisiología es el comportamiento espontáneo del organismo para regularse y desarrollarse. Es inequívoca, indispensable e inevitable.

Click To Tweet

Si nos alejamos de ella, enfermamos físicamente. Si nos seguimos alejando, enfermamos psíquicamente.

Dos errores graves que los adultos cometen durante la crianza de sus hijos.

1 NO ATENDER LAS SEÑALES DEL BEBÉ.  

Hablando acerca de lo que un bebé necesita, desde el punto de vista de la fisiología, es contacto permanente con el cuerpo de su madre, lactancia a respuesta, atención personalizada (por ejemplo durante el cambio de pañal, no hacerlo de manera mecánica ni estandarizada, sino contándole al bebé qué se le está realizando en su cuerpo). Todas estas satisfacciones lo convertirán en un ser seguro, porque las respuestas que obtiene de su entorno le confirman lo que estuvo sintiendo. Un bebé que llora por el motivo que sea (hambre, sueño, miedo) y no es atendido, comienza a confundir sus propias sensaciones, con válidas o no válidas. Porque si fuesen válidas, serían atendidas, ¿verdad? Y entonces si nadie se ocupa de ellas, es que lo que le ocurre no es importante, o no es correcto que le ocurra. Con el tiempo, el bebé aprende a no emitir señales de disconfort. Este patrón de “no pedir”, de sumisión ante el disconfort, ya está formateado en su cerebro y a menos que en su vida consciente pueda observar que se trata de un aprendizaje forzado, pero antifisiológico, y por lo tanto trabajar para revertirlo, esta persona estará en realidad preparada para someterse a las decisiones de otras personas, por más caro que sea el precio a pagar por esta sumisión.

Un bebé que llora por el motivo que sea (hambre, sueño, miedo) y no es atendido, comienza a confundir sus propias sensaciones, con válidas o no válidas.

Click To Tweet

No atender las necesidades del bebé conlleva a consecuencias gravísimas, muchos autores se han ocupado de describirlas, sólo he apenas esbozado con ligereza un tema que ha sido descripto en volúmenes enteros.

2 LA ESTIMULACIÓN

Este punto es muy extenso y aparentemente muy controversial. Sugiero que se lo lea con detenimiento para no perder detalle, porque será muy necesario tener claros los argumentos para poder esclarecer la posición tomada al respecto.

Creer que el bebé necesita ser estimulado para desarrollar su potencial es la idea que más difusión tiene hasta el día de hoy. Ya sabemos que dejar llorar a un niño es nocivo para su cerebro. Hay estudios que lo confirman. Incluso datos duros, imágenes cerebrales de niños expuestos al llanto y sufrimiento que demuestran que su cerebro tiene un desarrollo más pobre que aquel niño que conoce las respuestas adecuadas a sus necesidades. Pero sobre la estimulación, no hay mucho desarrollado aún, o al menos que esté masivamente difundido. En todas las carreras enfocadas a los tratamientos de personas de cualquier edad con algún déficit, la orientación siempre es a la estimulación. Soy Musicoterapeuta y doy fe de ello. Las profesionales formadas (y formateadas)  en otras carreras análogas (terapia ocupacional, estimulación temprana) dan cuenta de este enfoque. “El niño tiene que“ es el mandato silencioso que tienen en su cabeza todo el tiempo. Considero necesario definir a qué llamo “estimulación”. Es una experiencia artificial, no creada por el niño, pero sí para él, destinada generar una respuesta que satisfaga al adulto o a las expectativas que el adulto tiene de determinado niño o de un grupo. Se basa en los resultados a los que un niño llega, o a niveles evolutivos esperables (estimular a un niño a realizar determinado movimiento con alguna parte de su cuerpo, el ejemplo más común es colocar el niño boca abajo para que levante la cabeza y “fortalezca” la musculatura paravertebral cervical), procurando anticiparse a lo que sabe que ocurrirá espontáneamente, y desarrollando una técnica que supuestamente provocará dicho resultado.

Ya sabemos que dejar llorar a un niño es nocivo para su cerebro.

Click To Tweet

Someter a un niño tanto a sesiones de estimulación como a experiencias estimulatorias lo lleva a creer que no puede lograr nada por sí mismo. Formatea su cerebro en el modo “necesito ayuda”, yo solo no sé /no puedo/ no se me ocurre/ no soy capaz.

Esta combinación con la anterior “cuando necesito ayuda no la obtengo” puede ser catastrófica para el niño, porque lo lleva a un estado de indefensión y sometimientos muy profundos. En definitiva, el adulto lo “ayudará” cuando crea conveniente.

El niño pierde toda libertad de acción y creación. Su mirada queda enfocada hacia el adulto, como pidiendo permiso o preguntando si así “está bien”, está haciendo lo que se esperaba de él.

¿Qué más se pierde? La espontaneidad, la curiosidad, la riqueza de aprendizaje, el orden genuino y la manera en el que el desarrollo iba a ocurrir.

¿Qué se obtiene?

  • Una relación estímulo – respuesta. El niño responde siempre y cuando exista el estímulo. Pero cuando este no existe, ¿qué hace entonces el niño? En el mejor de los casos, pide. En el peor, espera.
  • Pobreza de acciones y de iniciativa: el niño sólo aprendió a ejecutar aquello para lo que se lo ha entrenado. A veces voy a las plazas (a sufrir, sinceramente) y observo a los niños jugar y a sus acompañantes. Muchas veces son sus madres, algunas ocasiones su padres, algunos abuelos y personal doméstico, niñeras, etc. La escena del niño que pierde el equilibrio, cae al suelo, queda inmóvil (ni siquiera atina a intentar levantarse) el adulto se acerca y lo pone de pie como si se tratara de un maniquí, se ha repetido delante de mis ojos con todos los adultos que he mencionado. El patrón instalado es grave: no sabemos si no sabe ponerse de pie, o si no cree que puede hacerlo, o si cree que no le está permitido.

Limitación de movilidad. Dos ejemplos:

  1. El gateo es parte indispensable del desarrollo de la motricidad. Es precursor de la marcha en la coordinación y en la gestión del equilibrio. Los niños que son puestos en posición sentada por parte de los adultos no aprenden a salir de dicha posición, porque no construyeron la llegada, no pueden deconstruir la salida. Muchas veces como consecuencia no llegan a desarrollar el gateo. A veces logran desplazarse dando saltitos con el trasero. Otras ni siquiera lo intentan. El adulto determinó que debía quedarse en ese lugar con sus juguetes, y allí queda, a veces horas. O llora.
  2. La colocación en decúbito ventral, desde ahora DV (panza abajo) para que eleve la cabeza y ejercite la musculatura del cuello. El bebé, si es colocado de espaldas, logrará dominar la rotación de su cabeza y el precario equilibrio que implica mantener alineada su columna en sus diferentes segmentos (cabeza, cervicales, dorsales lumbares y sacro-pelvis) antes de animarse a cambiar de posición en el espacio. Luego va tanteando colocarse de costado hasta que finalmente logra colocarse por sí mismo en DV. Para lograrlo, ha elevado sus piernas millones de veces, a tonificado su musculatura abdominal, ha integrado todo su cuerpo en el movimiento. Cuando llega por sí mismo a la posición boca abajo, domina muchas posiciones intermediarias y hace todo de manera voluntaria y electiva. En cambio si es colocado de muy pequeño en DV , el bebé se ve forzado a levantar la cabeza repetidas veces porque la posición resulta muy incómoda (muchos bebés suelen llorar cuando el adulto los coloca en esa posición) interfiere con la respiración, y el movimiento, lejos de ser voluntario, es REFLEJO y defensivo. Lo hace porque no puede hacer otra cosa, pero tampoco puede seguir así. Dicha ejercitación disocia además el funcionamiento de las cadenas musculares. El bebé no integra el movimiento con toda la musculatura paravertebral, porque aún no la “ha conectado” a su conciencia y sus sistema nervioso aún no se ha mielinizado como para lograr dicha conexión. Provoca distensión abdominal (recordar que el bebé necesita abdominales tonificados para lograr sentarse), por lo que finalmente esta posición termina por obstaculizar el desarrollo de la motricidad: el bebé no se sentará, lo sentarán, no gateará, tendrá un equilibrio precario, lo pondrán de pie, lo obligarán a caminar, porque no hace nada por sí mismo y “necesita estimulación”.

BEBE QUE ESTÁ APRENDIENDO A GIRAR SOBRE SI MISMO DE MANERA AUTÓNOMA. OBSERVAR TODO SU CUERPO INTEGRADO AL MOVIMIENTO Y A LA POSTURA

BEBÉ QUE HA LOGRADO DARSE VUELTA POR SÍ MISMO

Finalmente el niño termina haciendo todo, caminar, etc., (recordar, la fisiología es inevitable) y el adulto, en su mala lectura, cree que fue gracias a su intervención.

No ve que la pérdida de la iniciativa lo convierte en esclavo de sus intervenciones, porque el niño pide y demanda que se ocupen de él, porque ha perdido la oportunidad de conocerse y hacer lo que le gusta.

Este tipo de experiencias forma parte de los factores que generan a un niño con poca capacidad para gestionar su frustración, con enorme sensibilidad, que estalla en llanto “de la nada”, que siempre está enojado o con el ceño fruncido, y con predisposición a la violencia.

La frustración es precursora de estas situaciones y un niño cuya fisiología del desarrollo ha sido sistemáticamente frustrada, padece de un desajuste biológico, y también emocional, como describí al principio del artículo.

¿Entonces?

Por último, no estimular no es abandonar. Ni tampoco dejar que haga  lo que quiera. Es acompañar. Estar junto a mientras hace. Pero no hacer-le (sentarlo, rodarlo, etc.). Si el niño no sabe que existe la postura a la que algún día llegará, tampoco tiene la ansiedad por alcanzarla. Disfruta de su aquí y ahora, porque eso es su máximo en este momento. Se permite posarse y transitar su camino con total placer y tiempo para conocerse y conocer el mundo que lo rodea.

No estimular no es abandonar. Ni tampoco dejar que haga  lo que quiera. Es acompañar. Estar junto a mientras hace. Pero no hacer-le (sentarlo, rodarlo, etc.).

Click To Tweet

El adulto es el responsable de brindar un entorno seguro, vestimenta adecuada, que no limite los movimientos y permita éxito total en su autoexploración, y la del entorno. Mostrará el encuadre, cuál es su espacio destinado a su actividad, con qué elementos podrá experimentar, qué se puede hacer y qué no. Son los niños que llegan a un lugar y observan absolutamente todo el espacio antes de decidir qué hacer. No tienen apuro por abalanzarse, más bien todo lo contrario. Evalúan muy bien dónde están, con quiénes, qué pueden hacer  y con qué. No es desconfianza, es prudencia. Son cuidadosos de sí mismos y de los otros niños. No molestan, y tampoco permiten que los demás lo hagan.

El adulto es el responsable de brindar un entorno seguro, vestimenta adecuada, que no limite los movimientos y permita éxito total en su autoexploración, y la del entorno.

Click To Tweet

Incluso, respecto de las situaciones de prematuridad, síndrome de down, hipotonía, etc. (diagnósticos ante los cuales hay una indicación casi directa e inmediata de estimulación), tiendo a ver a ese niño como perfecto tal cual es, (no necesita alanzar un ideal) y a observarlo respetuosamente para determinar si realmente es necesaria o no, una intervención. La indicación de intervención debe ser sumamente cuidadosa y destinada a afinar sus habilidades, para ayudarlo a estar más conforme con sus propios resultados. Por lo pronto, deberán ser realizados a un niño que sea consciente de sí mismo, y que él pueda administrar cuánto, cuándo y qué, con el objetivo permanente de que siempre se sienta dueño de su destino.

A veces me pregunto para qué existen tantos cursos de desarrollo personal. He formado parte de algunos, y la mayoría de las personas que participaban, expresaban disfunciones profundas, hablaban de su infancia y de las enormes limitaciones que padecieron por parte de sus adultos. Como para pensarlo.

Fuente: Los enemigos del desarrollo infantil saludable

AnidArte

Lo que los adultos debemos saber para criar una persona libre y sana por Melina Bronfman

Querida Famili@ quiero contarles que he retomado las entrevistas y en esta ocasión tengo el privilegio de entrevistar a Melina Bronfman, además de estar acompañándola en la organización de las Jornadas de Desarrollo Infantil, que se realizarán en la ciudad de La Plata a partir del 27 de Agosto de este año. Estaré compartiendo mas información de las Jornadas al finalizar la entrevista. 

Encontrarme con Melina me permitió ampliar la mirada en el acompañamiento respetuoso de la infancia. Estoy feliz y agradecida de seguir aprendiendo y creSiendo de la mano de quienes confían en su pasión por aprender.

Judith Raidán, Fundadora y Coordinadora de EducArteFamilia

Melina Bronfman es Musicoterapeuta, Eutonista, Coach Ontológica y Doula. Educadora Prenatal y Docente de la Asociación Civil Argentina de Puericultura y, de la Escuela Panza y Crianza. Interesada y estudiosa del paradigma pikleriano. Acompaña a las familias en el desarrollo emocional, físico y cognitivo de  niñas y niños de 0 a 3 años. Sus capacitaciones están enfocadas en la fisiología del desarrollo porque desviarse de la misma conlleva el riesgo de desarrollar patologías o de empobrecer las capacidades innatas con las que nace cada persona.

¿Cómo has integrado las ideas de Emmi Pikler y cómo las has desarrollado en tu tarea profesional?

Pikler desarrolló su investigación y todo su estudio en base a un trabajo institucional. Ella fundó y fue Directora de un orfanato durante decenios y este orfanato, primero, fue un hogar de niños, pero luego se convirtió en un centro de investigación y luego en un centro de capacitación. Si bien fue pediatra de familia durante unos diez años, sus investigaciones se desenvolvieron dentro del marco institucional. También Emmi Pikler desarrolló una metodología de abordaje para los Jardines de Infantes de Hungría, pero ese abordaje debí adaptarlo a mi tarea profesional, porque yo trabajo con familias. Por ejemplo, dentro de la perspectiva pikleriana no existe el porteo, porque las cuidadoras están con ocho niños cada una, por lo tanto, es imposible prácticamente portear, porque sencillamente es imposible de realizar, además con el riesgo de generar algún tipo de favoritismo, (¿porqué porteas a uno y no porteas a otro?). No existía este concepto mona mamífera, que tenemos las personas que concebimos la crianza con apego, fisiológico, que es brindarle al niño una experiencia fisiológica necesaria, que tiene que ver con el contacto continuo durante los primeros meses de vida y, después, justamente, siendo fieles a lo que el niño va necesitando, ir permitiéndole, cada vez más experiencias somáticas de mayor individualidad. Emmi Pikler arranca de entrada con la idea de que el niño estará apoyado en un lugar acondicionado, en compañía de otros niños, y allí podrá experimentar su cuerpo y a inhibir sus reflejos. Por supuesto que tiene contacto con sus cuidadoras, un contacto de mucha calidad, de mucha presencia, pero es un contacto limitado, no es un contacto permanente como lo es el parental.

Yo tuve que hacer como esa traducción entre el enfoque Pikler institucional y el fisiológico en condiciones familiares. Desde el punto de vista de lo somático, no hay divergencia o lugar a dudas. Cada ser humano tiene una programación genética a través de la que irá desenvolviendo sus habilidades motrices por completo. Sin embargo en el aspecto emocional, hubieron espacios que quedaron librados a las interpretaciones más diversas: una que se suele escuchar seguido es “si aplicas la perspectiva pikleriana no podes portear, no podes brindar apego”. Considero a esta afirmación como una muy mala lectura, porque Pikler nunca dijo que no se podía dar apego continuo, ella lo que mostró era que en una institución eso era imposible,  al nivel de lo que puede proporcionar una figura de apego continuo. Las instituciones son justamente eso, un espacio físico en donde se ocupan de que ocurran experiencias. En el caso de Lóczy, vitales para cada niño. Curiosamente el trato de las cuidadoras era extremadamente dedicado, con la intención de que cada interacción, cada gesto hacia cada niño, no fuera una experiencia vacía de intencionalidad, de reconocimiento hacia la persona que se estaba desarrollando, sino TODO LO CONTRARIO. Claro que no es una experiencia de parentalidad o de un marentalidad, es un cuidado de niños, con mucho respeto sobre sus necesidades físicas y emocionales, pero que sigue siendo dentro de una institución. Desde el punto de vista de la fisiología, una mujer no puede criar ocho niños de la misma edad, no existe en la fisiología eso, no existe como algo para lo que estemos preparados. Lo que hice fue realizar como una especie de traducción, entre lo que aprendí y lo que apliqué en mi acompañamiento de las familias. Aportándoles toda la mirada pikleriana en cuanto al desarrollo y la importancia de las interacciones entre el adulto y el niño. Pero sumándoles también el concepto de apego inmediato postparto con todo lo que este conlleva: presencia del adulto las 24 hs., lactancia a demanda, colecho, etc.

En el universo Pikler estos conceptos ni siquiera se han discutido, no tenían cómo acceder a ellos.

Sería interesante que Emmi Pikler viviera hoy en día y estuviera al tanto de las actualizaciones en neurociencias, lo que dicen del cortisol cuando un niño se le deja llorar, o se le impone horarios de amamantamiento, sueño, etc.

Una mujer no puede criar ocho niños de la misma edad, no existe en la fisiología eso, no existe como algo para lo que estemos preparados.

Click To Tweet

Según tu amplia experiencia, ¿cuáles son los beneficios que obtienen los niños y niñas que han sido acompañados con la mirada Pikleriana?

Decir esto es como que preguntes, ¿cuáles son los beneficios de amamantar? (risas). Que desde el punto de vista de la fisiología, es como una redundancia, porque la fisiología, la biología, cuenta con que exista el amamantamiento, lo que no cuenta es con que no exista. Bueno, lo que pasa es que el patrón del amamantamiento durante muchas generaciones se perdió y tenemos que empezar a hablar de el beneficio que implica no caer en quitar la experiencia. ¿Cuál es el beneficio de no quitarse los ojos? y el beneficio es que podes ver, pero para que te vas a quitar los ojos si ya nacemos con ojos… (risas). En base a la biología, el patrón de desarrollo cuenta con que cada uno de nosotros experimente su propio potencial, desarrollándose, justamente a partir de experiencias que se montan una sobre la otra. Y esto hace que se produzca un desenvolvimiento. Vos cuando ves un pimpollito de una flor, lo ves así de chiquitito, y cuando empieza a salir y a florecer ves una cantidad de pétalos que vos decís dónde estaban! Y bueno, porque eran chiquititos y lo que hicieron es que se convirtieron en eso. Y eso es lo que ocurre cuando hay un desarrollo fisiológico, muy visible, por supuesto a través de lo motriz. Lo que se ve es que los niños desarrollan mucha seguridad en sí mismos, son muy prudentes, no se accidentan, empiezan a conocer muy bien su cuerpo, y entonces también saben poner límites a las personas que quizás no están habituadas a respetar los cuerpos de los demás, no hace falta que se trate una situación traumática como un abuso, sino, simplemente, alguien que quiera tomar al niño en brazos y darle un beso, que es muy común, y haya adultos que tengan ganas de satisfacer sus ganas de dar un beso a un bebé, y para eso le hagan al bebé algo que el bebé no pide ni necesita, y estos niños desde pequeños como que ponen la mano, ponen distancia, se dan media vuelta, se van, están muy en contacto con ellos mismos y son capaces de decidir, son muy competentes para tomar decisiones sobre sí mismos. Y esto produce, normalmente, un adulto también muy seguro de sí mismo, también consciente de sus potenciales, consciente de su capacidad. El potencial no es algo fijo, sino que está en constante desarrollo. Vos me acabas de decir que estás aprendiendo a usar un programa, y eso hace que tu cerebro tenga que crecer, porque sino no lo podés incorporar, para que se produzca una nueva sinapsis en tu cerebro porque sino no podrías aprender las nuevas cosas. Bueno, el tejido sináptico del niño que tiene el desarrollo completo biológico desde su motricidad, es muy completo, justamente, es como fascinante te diría para quienes lo observamos día a día. Yo acompaño muchas familias, año a año y me maravillo con cada niño, a cada niño le debo esta felicidad que hay en sus caras, siempre están con una sonrisa, siempre están eufóricos, curiosos, autodirigidos, están horas entreteniéndose con algo, como que lograron mucha autonomía y hasta el adulto también siente como mucho alivio, de no tener que estar entreteniendo a un niño que se entretiene solo. Los beneficios, en realidad, digamos, la naturaleza cuenta con que cada uno de nosotros haya experimentado esto en su desarrollo, pero bueno, hoy como es raro, podríamos hablar de los que tuvieron la suerte de que no les quitemos aquello con lo que todos vinimos y todos tenemos la fisiología dentro nuestro, en nuestro cuerpo, y lo que se ve es mucho placer, mucha idoneidad, una gran competencia, sobre uno mismo, no hablo de competitividad, hablo de competencia, mucha inteligencia, y mucho bienestar, mucha paz también. Cómo están tan bien, no necesitan de nada externo para satisfacerse. Así que, todo eso.

Los niños y niñas que han sido acompañados con la mirada Pikleriana desarrollan mucha seguridad en sí mismos.

Click To Tweet

En el campo de la educación, ¿por qué aún no están tan difundidas estas prácticas educativas en Argentina?

Es un gran misterio porque es tanto más fácil el acompañamiento de cada niño, por más que estén juntos en un grupo, permitiendo que cada uno desarrolle su potencial, obviamente, en situaciones en donde se pueda marcar alguna actividad, no digo que sea un laissez faire, no estoy hablando en absoluto de eso, pero los niños en la escuela cuando se los trata de igualar, y que tengan rendimientos parecidos, sufren horrores, porque es imposible de igualar una persona a otra. Por más que haya estándares compartidos, existe una campana de Gauss, cada niño tiene sus propios intereses, y si cada uno de estos niños no sienten que tienen un lugar, se siente fuera de este lugar, se siente expulsado aunque esté obligado a permanecer allí adentro. Y por lo tanto este niño también se convierte en un obstáculo para la institución, porque, como justamente pide un lugar, empieza a perturbar el desenvolvimiento o programa que tenían pensado llevar a cabo. Por eso digo, que es por un lado un gran misterio, y por otro lado, digo que hay un tema de egos, porque cuando un educador estuvo años y años, llevando a cabo una metodología, y un buen día, alguien le sugiere que esa metodología ya está obsoleta, o no resulta tan buena como se pensaba que lo era, uno lo que primero siente es que todo aquello a lo que le dedicó su vida, ya no tiene sentido, por lo tanto la vida no tiene sentido, y como no quiere eso, entonces sigue insistiendo, aunque haya señales por todos lados, de que no es tan así y que realmente, que el sistema no se hace cargo realmente de las necesidades, hay una crisis educativa, espeluznante en todo el mundo. Hay muchas familias que vi que ya no envían a sus hijos a las instituciones, y deciden escolarizar en casa. Eso es consecuencia de la crisis educativa que hay. En este caso educar en casa no es distinto de criar. Sé que hay nuevos modelos educativos, escuelas vivas, escuelas abiertas, etc. Que nos llevan a sospechar que existe una orientación hacia nuevos paradigmas. Sería muy beneficioso esto, pero hay que saber hacerlo también, porque hay lugares que hacen una especie de “copy paste”, y que no implementan profundamente y desde fuera se ve un poco como caricaturesco, como si “hicieran como” pero de verdad, no hacen. Entre que falta entrenamiento adecuado, es necesario aprender a pensar,   a distinguir, a autoobservarse para detectar los efectos de nuestras acciones en los demás. Todo esto impacta en el nuevo paradigma, cuyos beneficios, si decidieran dar el valiente salto serían infinitos, así que ojalá  lo puedan ver pronto.

Hay muchas familias que vi que ya no envian a sus hijos a las instituciones y deciden escolarizar en casa. En este caso educar en casa no es distinto de criar.

Click To Tweet

En la ciudad de La Plata estarás brindando una capacitación, ¿Cómo favorece esta nueva percepción en la tarea del educador y de quienes acompañan la crianza y educación en la infancia?

Yo creo que se favorece mucho y muy positivamente, porque acordate que el paradigma pikleriano es fisiología pura, y no hay nada más saludable que la fisiología. Impacta de una manera positiva, a toda aquella persona que recibe esta oportunidad. Es inconcebible tener que hablar hoy en día de tener la oportunidad de experimentar la fisiología, pero a eso hemos llegado, con tantas desviaciones de la misma y de la salud y, de la crianza y de la educación. La fisiología y la experiencia fisiológica  impacta también en el concepto del “ganar, ganar”, en donde todos nos veremos beneficiados. Porque cuanto más regulado esté cada uno de los integrantes de una sociedad, más regulada está esa sociedad entera. Y si llega a ver una sola persona que no esté regulada, esa sola persona puede producir un desbalance impresionante, en todo un grupo inmenso. Por lo tanto la idea es que todos sean beneficiados, que el impacto sea global.

El paradigma pikleriano es fisiología pura, y no hay nada más saludable que la fisiología. Impacta de una manera positiva, a toda aquella persona que recibe esta oportunidad.

Click To Tweet

 

InspirArte

Insiste y Ganarás

¡Insiste! Nada en el mundo puede sustituir a la perseverancia. Para volar tan rápido como el pensamiento a cualquier lugar, debes comenzar sabiendo que ya has llegado. Somos libres de ir donde queramos y de ser lo que somos. Rompe las cadenas de tu pensamiento, y romperás también las cadenas de tu cuerpo. Tienes la libertad de ser tú mismo y nada se puede poner en tu camino. No creas lo que tus ojos te dicen. Todo lo que muestran son limitaciones. Mira con tu comprensión, encuentra lo que ya sabes y verás el camino para volar.  Richard Bach

La perseverancia es una de las cualidades de las personas que han logrado éxito. La mayoría de las personas no alcanzan sus sueños porque se rinden antes de llegar a la meta. Muchos dicen que no tienen las habilidades o el talento, otros que no tienen los recursos ni la preparación necesaria para completar lo que iniciaron.

¿Eres de los que se rinden o de los que perseveran?

Perseverar es cuando se tiene la permanencia constante a pesar de circunstancias difíciles y los obstáculos que se pueden presentar en el camino. Es una palabra de origen griego Proskarteresis que significa constancia, persistencia y Proskartereo, atender constantemente, continuar sin desvíos, adherirse firmemente, agarrarse bien.

Creo que la mayoría han escuchado o leído historia de hombres y mujeres que perseveraron sin importar las dificultades que se presentaron. De estos tiempos, tenemos personas como Steve Jobs, que en una oportunidad fue despedido de la compañía que el mismo había creado. Sin embargo, nunca se rindió y con determinación pudo volver para dejarnos un gran cambio en esta era tecnológica.

La perseverancia es una cualidad que se aprende a desarrollar, no viene de forma automática, ni se compra ni se vende en una tienda. Se consigue en medio de frustraciones, aún cuando las cosas no salgan como las hemos planeado.

¿Cuáles son los desafíos que estás enfrentando?

¿Estás insistiendo en tus sueños?

¿Piensas que no puedes lograr la vida que te gustaría?

Todos comenzamos a hacer balances y a reflexionar sobre aquellas cosas que quisimos lograr y no alcanzamos, aquellas cosas que dejamos por la mitad, sin terminar,  y valoramos el tiempo más que nunca. Muchos quisieran recuperar el tiempo perdido, o quisieran invertirlo provechosamente en aquello que mas les apasiona hacer, o quisieran tomar nuevas decisiones. Si queremos lograr una vida extraordinaria no permitamos que la inercia, la rutina, el estancamiento nos atrape. Perseveremos en lo que nos hemos propuesto!!!

Ahora es el tiempo, este es el momento. Cada nuevo día nos brinda una nueva oportunidad de volver a empezar.

Te animo a insistir, a perseverar, y a seguir creciendo junt@s. Suscribite a la página y prepárate para emprender un nuevo vuelo: EducArteFamilia

Click To Tweet

EducArte

Educar las emociones de los niñ@s

Pero ¿las emociones  se educan y se aprenden?….

Los padres y madres se convierten, con sus actitudes y su emotividad, en verdaderos modelos emocionales.  A la vez, las respuestas de los padres y madres a las reacciones emotivas de sus hijos/as  contribuyen a desarrollar en estos/as unos estilos personales de “emocionarse”.

LOS PADRES Y MADRES COMO MODELOS EMOCIONALES:

Los padres y las madres con sus formas habituales de responder emocionalmente se constituyen en modelos a imitar para sus hijos/as.  Así  unos padres que manifiestan su ira sin control ofrecen un “estupendo” modelo de descontrol para sus hijos. Unos padres temerosos inducen al miedo y unos padres cariñosos proporcionan un buen modelo de expresiones afectivas. El aprendizaje por imitación de las emociones se produce en todo momento, siendo más importante las actitudes y las conductas que presentan los modelos (padres y madres) que su comunicación verbal. Ejemplo: Suele servir de poco tratar de tranquilizar al niño diciéndole que “no tenga miedo” si los padres se muestran absolutamente temerosos.

LA IMPORTANCIA DE LA REACCIONES  DE LOS PADRES ANTES LAS EXPRESIONES SENTIMENTALES DE SUS HIJOS/AS:

Los padres y madres con sus respuestas y sus actitudes favorecen  unas formas particulares de reaccionar  emocionalmente. Así, un niño que, cuando manifiesta temor en su familia, no es comprendido o, incluso, que se le niegue su miedo (“los hombres no tienen miedo”), puede aprender a cambiar “esa emoción auténtica” por otra más aceptada socialmente. O  una niña que aprende a ocultar su rabia contra su hermano porque de hacerlo sería castigada por sus padres.

Los padres y las madres favorecen el desarrollo emocional  sano de sus hijos/as cuando…

  • Animan y comparten la alegría y el afecto.
  •  Entienden  y acogen  la tristeza.
  • Protegen ante el temor real, y ayudan a enfrentar losmiedos.
  • Comprenden y aceptan la rabia, pero ayudan a limitar  o a canalizar su  expresión y su  actuación. 
  • Y, en general,  favorecen el “darse cuenta” de lo que sienten sus hijos/as, y les ayudan a decidir sobre la conveniencia de expresar o  actuar sus emociones.

Para los hijos e hijas todo lo que hacen sus padres en su presencia  ES RELEVANTE!.

La comunicación abierta de los sentimientos en la familia es una clave importante en la educación.

Algunas claves para desarrollar una buena  COMUNICACIÓN EMOCIONAL   con tus hijos/as

  • Dedica un tiempo al día al “cuerpo a cuerpo” (mimos, besos, abrazos,…)

  • Dile que “le quieres” abiertamente.

  • Reconoce  verbalmente sus cualidades y sus éxitos ante los demás.

  • Ayúdale a aclararse emocionalmente: “quieres decir que te sientes….” 

  • Demuéstrale que aceptas lo que siente, no le niegues su sentir. Ayúdale a “aceptar lo que siente” sin sentirse malo o culpable por ello (las personas no somos malas por sentir lo que sentimos, en ocasiones somos malas si expresamos o actuamos lo que sentimos)

  • Anímale a expresar adecuadamente lo que siente en cada momento sin dañar con ello a otros.

  • Habla con propiedad de los sentimientos, llama por su nombre a “lo que sientes” y pide que tu hijo/a  también lo haga así. “Estoy muy enojado” en lugar de “otras expresiones”.


Podemos jugar con nuestros hijos/as con las expresión de las emociones con vídeos como éste:

  • Entiende sus expresiones por duras que parezcan (casi siempre no son del todo ciertas, únicamente está enfadado/a), pero ayúdale a controlarse.

  • No escondas tu emotividad (aunque quisieras hacerlo no lo conseguirías), dile cómo te sientes y explícale cuáles son las razones de sentirte así. Eso le ayudará a entenderte mejor y  a disculparte a veces.

  • Sé cuidadoso/a en tus críticas: Limita concretamente sus conductas reprobables, y exprésale cómo te gustaría que actuase. “Entiendo que estés enfadada, pero creo que no debes tratarme así. La próxima vez que ocurra lo mismo espero que me pidas las cosas sin gritar”.

  • Muéstrate controlado en tu ira y sé comprensivo con los errores de los demás. Cuando falles, pide disculpas a los demás (también a tu hijo/a).

Recuerda que es EL EJEMPLO lo más poderoso en la educación.

DarEjemplo

LA EDUCACIÓN EMOCIONAL TAMBIÉN EMPIEZA A ESTAR PRESENTA EN LA ESCUELA..

¿Cómo hacer  MIEDOSO/A  a TU HIJO/A?

Lo que NO conviene hacer en la educación emocional…

  • Protégelo en exceso.
  • No le dejes que “afronte sus problemas y temores”.
  • Asústalo, utiliza el miedo como “amenaza” (el hombre del saco)
  • Expónlo a  sus temores sin estar preparado para ello.

¿Cómo hacer un niño/a triste y pesimista?

  • Háblale  de lo  malo que es el mundo, la gente,…
  • Quítale aquellas cosas que “valora”.
  • Déjale solo/a, “abandónalo”
  • No favorezcas que se relacione con otros/as niños/as
  • No te rías con él/ella.

¿Cómo hacer un/a niño/a resentido/a y enojado/a?

  • No le lleves la contraria.
  • Dale todo lo que pide.
  • Utiliza a menudo la “amenaza”,  el insulto o las burlas.
  • Enójate a menudo con él o ella.

ES importante tener en cuenta todo lo señalado para NO HACERLO EN LA RELACIÓN CON TUS HIJOS/AS.

EducArte

Educarlos en el lenguaje emocional

¡Despierta!

by Cambiemos el MUNDO, cambiemos la Educación

TDAH ENTRENAMIENTO ASERTIVO

La asertividad es la capacidad de decir que “no” de forma adecuada y sencilla; de plantear los pensamientos, sentimientos y opiniones personales sin pasar a llevar a los demás. La timidez o la incapacidad de proponer las propias necesidades y la agresividad o exposición de los pensamientos pasando a llevar al resto son los dos polos de la asertividad. ¿Cómo no caer en ellos? Trabajando con los niños en dos aspectos básicos. Por un lado, en su seguridad personal: hacerlos sentir que lo que sienten y piensan es válido; y por otro, su empatía o la toma de perspectiva social: que sean capaces de ver y sentir con el otro las implicancias de su conducta.

Trabajar su autonomía.

La autonomía es la sensación de poder y de capacidad, la sensación de que soy capaz de… ¿Cómo hacerlo? Los padres deben permitir a sus niños expresar sus posiciones:lo que opinan y creen frente a diversos temas. “¿Qué piensas de esto?, ¿qué sientes cuando te pasa esto?”. Por otro lado, deben ayudarlos a ponerse en el lugar del otro. “¿Qué crees tú que le pasó al niñito cuando todos se rieron de él cuando se cayó?, o ¿qué crees tú que le pasa a alguien si se enferma y nadie lo llama?”

Educarlos en el lenguaje emocional.

1306160362SvFSgO (1)
La capacidad de ponerse en el lugar del otro y  de expresar lo que uno siente de manera adecuada se educa hablando con los hijos. Simplemente eso. Hablando. “¿Cómo te sentirías si te equivocaras y todos se rieran de ti?, ¿cómo te sientes tú cuando alguien te reta?, etc.”

Con estas simples preguntas, los padres les van dando lenguaje emocional.

“No sé, me da rabia”. “¿Qué sientes ganas de hacer?” “Pegarle al que me retó”. “¿Qué otra cosa más podrías hacer distinta a pegarle?” Y así, los adultos pueden guiarlos. Cuando son más grandes y dicen: “Tengo ganas de llorar”, y los padres contestan: “Eso se llama pena”, les van dando lenguaje emocional, les ayudan a poner en palabras sus propios sentimientos y pensamientos, les enseñan a expresarse.5

Validar sus expresiones.

Al validarlas, los padres dan seguridad. “Entiendo que te dé verguenza pedir el vuelto”. Con esa simple frase, la madre está validando los sentimientos de su hijo; y al hacerlo, favorece que él se crea a sí mismo y sienta que lo que siente, es siempre válido. No que esté bien o que esté mal. Es válido. Una vez dicho esto, la madre debe ayudarlo a hacer la diferencia: “Sin embargo -y pese a tu verguenza- es bueno que le digas al señor que te pase el vuelto, es bueno que le expreses tu opinión para que te dé tu plata a cambio”.

Permitirle elegir o actuar dentro de ciertas posibilidades.

Para encaminarlos, pueden hacerlo entre alternativas cerra- das. “¿Hoy te quieres poner el chaleco rojo o el azul?”. “El rojo”. “Ok”. Es importante ofrecerles alternativas y validar sus elecciones. Al preguntarles: “¿Qué ropa te quieres poner?”, no se debe decir: “¡Ay, que atroz cómo quedaste!”, porque ahí es donde se cae en contradicciones: si se les da la oportunidad de optar por algo, hay que reforzarle esa autonomía para que así confíen en su propio criterio.

image-25211

Ayudarlos a enfrentar a los adultos.

Hay una cultura muy poco respetuosa del niño: se le subvalora en términos de sus posiciones, posturas y capacidad de razonamiento, se espera poco de ellos. “Dentro de este contexto, si vas al supermercado y mandas a tu hijo a hacer una cola, es típico que viene una señora y lo pasa a llevar. ¡El adulto no lo respeta porque es niño!”, explica la psicóloga María Elena Vigneaux. Y agrega: “Un niño frente a un adulto está en desigualdad de condiciones, por lo tanto, es natural que tenga cierto temor”.

Para ayudarlo, hay que enseñarle a plantear su punto de vista de forma adecuada y con fundamentos, previniéndolo de que eso puede ser ingrato y que puede tener respuestas poco asertivas. Jamás culparlo o decirle: ‘¡Ay, cómo no te atreves!’. Decirle, en cambio: “La señora cometió una falta de respeto, no te respetó. Si tú puedes y tienes la oportunidad, la próxima vez le hablas, con respeto, desde lo que a ti te pasa: Señora, yo estoy en la cola, por favor respéteme”.

 

Fuente: HACERFAMILIA

EducArte

El Nuevo Paradigma Educativo

nuevo-paradigma-educativo-gnomo-ix1

Mientras nuestra realidad global se tambalea, pareciera que no disponemos de los medios para hacer frente a los desafíos medioambientales, sociales, políticos, financieros, morales y espirituales que se nos presentan. Una nueva educación se antoja fundamental si queremos sentar las bases de la sociedad armónica que todos anhelamos.

La Educación hoy

Si el propósito del aprendizaje es sacar una buena puntuación en un examen, hemos perdido de vista el verdadero motivo del aprendizaje.” – Jeannie Fulbright

Esta cita pone de relieve una triste realidad. El sistema tradicional de calificaciones y evaluaciones entraña graves consecuencias para los educandos: los niveles de estrés, desconfianza, miedo y ansiedad a los que sometemos a los estudiantes, sobre todo en sus fases de desarrollo más tempranas, suponen un peligro para su equilibrio emocional, mental, físico, anímico y espiritual. Se educa no para la sabiduría, la comprensión y el análisis crítico de la realidad, sino para dar la talla en pruebas de dudosa validez.

Se trata de una educación carente de humanidad. Una educación en la que las escuelas no están al servicio de las niñas y los niños, sino más bien todo lo contrario. Una educación orientada al cumplimiento de objetivos deshumanizados y carentes de ética y moral. El estudiante debe encajar en un sistema basado en una visión adulta de la realidad que no tiene en cuenta sus necesidades. Esto ha generado problemas terribles, como los trastornos de déficit de atención, que en palabras del gran Claudio Naranjo “son una respuesta sana a una educación insana”.

No existe en la educación tradicional una voluntad de desarrollo íntegro. Solamente será reforzado aquello que favorezca la perpetuación de un sistema que todavía nos afanamos en llamar, vaya usted a saber por qué, democrático.

La única solución posible a los graves problemas de nuestro turbulento mundo moderno es atender firmemente a una de las áreas más abandonadas por todas y todos: la educación. Pero parece como si a nadie le interesara la educación: las administraciones públicas la ningunean, muchos maestros no muestran voluntad de crecimiento ni pasión por su profesión, los alumnos no se sienten involucrados en la vida escolar más allá de lo que se ven obligados a realizar y las familias se desentienden de todo como si nada tuviera que ver con ellos. ¿Cuál es el problema de fondo, entonces?

Podemos decir que se trata de una enfermedad que se ha transmitido desde todos los frentes institucionales, sociales, culturales y familiares de nuestra sociedad. La violencia, el crimen, la delincuencia y la impunidad han puesto en marcha un engranaje difícil de detener, pues son demasiado fuertes los intereses que tratan de perpetuarlo. Cuanta mayor sea la ignorancia, mayores posibilidades de seguir alimentando este engranaje, con los consecuentes beneficios (dinero y poder) repartidos entre las castas dominantes; la educación, que es el catalizador para el cambio, debe ser ninguneada. De lo contrario, amenaza con transformar el borreguismo en independencia, libertad y empoderamiento. La salud de la educación es tan desgraciada porque interesa que así sea.

Les recomiendo la lectura de esta entrevista a Nuccio Ordine, gran experto en Giordano Bruno, en la que convoca a los grandes pensadores de todas las épocas para manifestarse contra la destrucción de la educación y la cultura por parte de los políticos y de nuestra capacidad de reacción. El autor afirma que “todos los ámbitos de nuestra vida están contaminados por la idea del beneficio y del lucro. Ya no educamos a las nuevas generaciones en el amor por el bien común, por el desinterés, por lo gratuito. Los educamos al revés, en el amor al dinero, a lo útil, al beneficio personal”.

El nuevo paradigma educativo

Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil.”

Y así lo han venido demostrando gran cantidad de eruditos, entre los que destaca Sir Ken Robinson. En su tesis otorga especial importancia a la imaginación, la creatividad, la diversidad, el error como base para el crecimiento, y sobre todo el amor por lo que hacemos. “La gente produce lo mejor cuando hace cosas que ama, cuando está en “su elemento”. Cada individuo debe buscar “su elemento”, es decir, debe ser capaz de encontrar por sí mismo o mediante la ayuda de otros sus aptitudes, sus pasiones, sus actitudes y sus oportunidades. Tenemos la obligación de descubrir qué se nos da bien y qué nos encanta hacer”, afirma el autor. “Los niños son creativos y no les importa equivocarse, se atreven hasta con lo desconocido y luego siguen a otra cosa. Pero el sistema educativo no admite el error. Todo el sistema está basado en la prohibición y la corrección del error. Confundimos educar con domar y condicionar. Educamos en un sistema que tiene miedo a la libertad, prohíbe el error y mata la creatividad.”

Necesitamos una pedagogía en la que podamos crear a lo largo de nuestra vida estudiantil capacidades para desenvolvernos en la sociedad de forma más humana, equilibrada y creativa. Una enseñanza holística que promueva el desarrollo completo de individuos libres, pensantes, que poseen capacidades creativas necesarias para la vida práctica. Necesitamos también familias que participen activamente en la formación de sus hijas e hijos (Alejandro Jodorowsky afirma que la educación comienza por enseñar a los padres a ser padres), y equipos docentes formados por personas que aman profundamente su trabajo y más profundamente aún a los niños para los que trabajan, pues es por y para ellos que deben manifestar este impulso divino. Solo así los estudiantes mostrarán un interés genuino por el aprendizaje al reconocer este entusiasmo en sus modelos (padres y maestros); con una experiencia académica plagada de armonía, belleza (¡belleza!), atención, solidaridad y comprensión, los conocimientos transmitidos serán asimilados más profundamente.

Google, la mayor y más influyente empresa del mundo, ha modificado recientemente sus métodos de selección de personal. Sus amplios estudios y recopilaciones de datos (y en esto no hay nadie más experto que ellos) han concluido que la nota final de primaria, secundaria, básico o universidad no tiene ninguna relación con el tipo de empleado que el individuo será en el futuro. Lo que prevalece es la voluntad, la pasión, el esfuerzo, la entrega, el trabajo en equipo y sobre todo la confianza en uno mismo. Traten de deducir ahora por qué los ejecutivos de Google, Microsoft u otros gigantes tecnológicos tienen a sus hijos en escuelas Waldorf.

La figura de la maestra o maestro

Lo primero que influye es la personalidad del educador; lo segundo, su manera de obrar; sólo en tercer lugar, lo que dice.” – Rudolf Steiner

La verdadera tarea del maestro es saber reconocer y honrar las capacidades innatas de la niña y el niño para poder potenciarlas. Esto genera satisfacción y alegría, de modo que estas niñas y niños felices ya no sienten la censura de una sociedad fría que parece no tenerles en cuenta.

Es imposible concebir el educar de verdad sin amor. Ese mismo amor lleva al maestro a la búsqueda de su propia superación para tener un mayor espectro que ofrecer al alumno y poder despertar en él su más alto potencial. Ser educador requiere una gran conciencia de sí mismo, pues inevitablemente se convertirá en un referente digno de ser imitado. El maestro, consciente de esta responsabilidad, la asume y la hace suya como base para su propio crecimiento personal. Debe centrarse no solamente en lo que hace, sino también en lo que es.

En esta misma línea, se exige un maestro no autoritario, no impositivo; sino uno que posea una autoridad cedida por el alumno; ya sea por amor o admiración. La autoridad del maestro no viene con el cargo. Un maestro verdadero debe ganarse su autoridad.

La transmisión de conocimientos es parte vital de la educación, en eso parecemos estar todos de acuerdo. La forma, sin embargo, es lo que nos divide. Contar historiases, en este sentido, fundamental, mucho más que memorizar datos compulsivamente. Al escuchar una historia, el cerebro activa las mismas partes que cuando experimenta algo. Una buena maestra o maestro deberá ser un contador de historias excepcional.

A pesar de que todos somos contadores de historias natos, no es tan sencillo transmitir una buena historia. Ofrecer información trascendente a nuestra audiencia y causar un impacto positivo no es tarea fácil. Debemos conjugar sabiamente piezas tan importantes como hechos concretos, emociones sugeridas y valores transmitidos. ¿Cómo convertirnos entonces en buenos contadores de historias? La respuesta puede parecer irónica, pero muchos expertos apuntan en esta dirección: debemos convertirnos primero en buenos receptores de historias. Debemos aprender a escuchar historias, lo cual no es para nada tan simple como pudiera parecer, pues se nos da mejor oír historias que escucharlas.

Aprender a escuchar nuestras propias historias sería un paso apropiado. Un maestro debería ser un ejemplo de individuo que ha aprendido a prestar cuidadosa atención a lo que suele decirse a sí mismo, a las historias que acostumbra a contarse, y plantearse si son útiles para su propio desarrollo y el de los alumnos que decidió libremente acompañar.

Conclusión

La Divinidad duerme en las rocas, respira en las plantas, sueña en los animales y se despierta en los seres humanos”– Proverbio Hindú

Se nos antoja imperativo cambiar nuestra visión de la educación para asegurar una sociedad libre de los estigmas que nos afectan. Necesitamos el compromiso de maestras y maestros, familias, instituciones y gobiernos que reconozcan la chispa divina que mora en el interior de cada niña y cada niño. Debemos honrar, potenciar y proteger esta luz. La responsabilidad, como siempre, es de todos y cada uno de nosotros. Hagamos que lo recibido en la escuela no se diluya en el hogar, y viceversa. Hagámoslo entre todos.

Necesitamos, más que nunca, “seres humanos libres capaces por sí mismos de impartir propósito y dirección a sus vidas” (Rudolf Steiner).

 

Por Jorge Benito

Fuentes: www.elgnomoix.com

https://cambiemoslaeducacion.wordpress.com